Desde hace años, la figura del motivador profesional se ha hecho un hueco en el mercado laboral. Como en todo, existen figuras relevantes que imparten conferencias que pueden ser de utilidad para emprendedores y para los trabajadores de una empresa.

Pero la duda viene cuando un discurso se anuncia por todas partes y se parece, es calcado al de otro ‘motivador’. Las frases, los chistes, los juegos de palabras y hasta la entonación es la misma. Como en todas las profesiones existe intrusismo y hay que tener cuidado a la hora de contratar a personas que elevan su caché y se limitan a copiar. ¿Podrán ellos motivar si no parten de una formación o experiencia vital propia?

Si buscamos “líder” o “motivador” en Internet, aparecerán muchos artículosrelacionados con el liderazgo en la gerencia, la motivación como elemento clave para mejorar el rendimiento de los trabajadores, etcétera.

Todos los meses observamos charlas, conferencias…, impartidas por expertos en motivación.** Algunos son interesantes, relevantes por sus trayectorias** y si contamos con el dinero para pagar el evento o nuestra empresa nos ‘regala’ esta oportunidad, hay que aprovecharla.

Pero, ¿qué ocurre cuando alguien decide que quiere predicar sus ideas “mágicas” a un auditoriocon frases que se aprenden en un curso de diez minutos?

Errores a la hora de motivar. ¿Un gurú en potencia?

  • Emplear frases de Steve Jobs cada quince minutos
  • Poner como ejemplo a Walt Disney
  • Atacar con un lenguaje agresivo-ofensivo:

“Si no logras tus propósitos es porque no los deseas de verdad”

“¿Quieres ser un fracasado?”

“Sonríe todos los días o parecerás un amargado”

“Si quieres triunfar, piensa como un triunfador, a lo grande”

Aportar más que frases

Cuando un equipo de ventas de una empresa acude a una de estas charlas, necesita motivación pero, a la vez, herramientas. O verse reflejado en una historia personal verídica, donde ese ser humano salió adelante gracias a algún cambio vital.

La práctica de ejercicio, comer saludablemente, reciclarse en su área, emplear el humor cuando las cosas no terminan de salir bien pero sobre todo: realismo es lo que nos llega y perdura en el tiempo.

No alguien que eleva la voz, dispara la adrenalina pero cuando sales del lugar al cabo de una hora piensas: ¿Pero cuál es la conclusión? ¿Esto me sirve?

Conclusión: el pensamiento mágico no funciona

El pensamiento mágico que viene a decir, sonríe, desea con muchas fuerzas lo que quieres y vendrá a ti,no tiene sentido. No es real. No es lógico.

En estos días no cesan de anunciar en mi ciudad, la conferencia que impartirá un ‘gran’ motivador. Una persona en paro, o con un sueldo bajo no puede permitirse pagar lo que cuesta escuchar a este hombre, que entre brillantes perlas te dice que hay seres humanos que caminan proyectando mucha luz (poseen vatios) y otros que andan apagados.

Por supuesto, que vivir instalados en la queja no es la solución para encontrar un empleo o mejorar en el que poseemos. Pero tampoco que una persona bronceada, que emplea frases o lugares comunes como la Segunda Guerra Mundial para hacerte sentir culpable, no es la solución. Ni para que encuentres un empleo, ni para que que la cuenta de resultados de tu empresa mejore, quizás la suya sí, pero esa es otra historia.

Un artículo escrito por Joanna Sanchez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s