Convertirte en autónomo por convicción o por obligación no debe darte miedo, pero tampoco puedes perder el respeto a una forma de autoemplearte que te da la libertad de ser tu propio jefe y hacer lo que más te gusta, pero que te obliga a cumplir una serie de deberes. No en vano, para ser autónomo no sólo tienes que tener una idea y desarrollarla, sino que debes cumplir con una serie de obligaciones. Por ejemplo, uno de los principales errores que suelen cometer los autónomos novatos es pensar que lo recaudado por el IVA es dinero para ti, cuando no es así. De primeras ese dinero está en tu bolsillo, pero debes saber que cada tres meses tienes que hacer cuentas y pagar el IVA recaudado, por tanto, lo mejor es no contar con el mismo. Ese dinero no es tuyo y tendrás que pagarlo.

Otra de las cuestiones importantes al iniciar un negocio como autónomo es saber que tienes que hacer frente a una serie de gastos obligatorios cada mes. Además de tener que abonar el IVA trimestral tendrás que pagar la cuota de autónomo a la Seguridad Social, lo que puede restarte un mínimo de 264 euros, aunque existen una serie de descuentos o tarifas planas para las personas que se inician como autónomos o para menores de 30 años. Es importante tener en cuenta este tipo de cuestiones para no llevarse sorpresas después. Y es que has de ser consciente de que para ganar 1.000 euros deberás facturar alrededor de 1.600.

El tercer consejo para evitar caer es hacer un plan de negocio propio, no te gastes lo que no tienes, con un presupuesto lo más real posible en el que coloques los beneficios que puedes asegurar que tendrás en los primeros meses y los gastos que tendrás que soportar. En estos últimos debes contar con el pago del IVA y de la cuota de autónomos.

Como cuarto consejo es interesante saber que debemos tener un plan de acción y una red que nos pueda ayudar si nos cuesta arrancar. Debes contar con un capital inicial que te permita aprender en los primeros meses sin la obsesión de tener que vender sí o sí. Ponte un sueldo, aunque sea bajo, para poder hacer las cuentas.

Finalmente, no desesperes. Iniciar un nuevo negocio no es fácil, pero te puede dar muchas satisfacciones. Aprovecha los primeros meses para aprender, disfruta del contacto con tus posibles clientes y piensa en grande. No te conformes nunca porque en la evolución, en la mejora continua, está el éxito.

Un artículo publicado en Gestión Pyme

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s