Todos hemos oído hablar de deportistas de alto rendimiento que tienen no solo un entrenador deportivo, sino un coach, que les ayuda a conseguir y alcanzar sus objetivos.

En las empresas, son muchos los coaches que logran, bien una orientación y un aprendizaje en liderazgo y creación de equipos para los altos directivos, o bien  enseñan a trabajar en equipo, a cohesionar a los trabajadores, e incluso forman en ventas.

Para los emprendedores o profesionales que trabajan por su cuenta, es incluso más necesario.  Un coach puede ayudarte a fijar tus metas y cumplirlas, tener una estrategia clara, y muchas otras cosas, que, a veces los “lobos solitarios”, por muy preparados que estén, no son capaces de ver.

Y no es porque no sepan, sino porque andan tan obsesionados por encontrar el rendimiento, o preocupados por gestionar bien las cuentas…. que no se acuerdan que la primera gestión que tienen que hacer es estructurar su mente y con ella sus prioridades, sus metas, sus recursos…

Aunque las estadísticas actuales van cambiando, y cada vez son más los profesionales y los emprendedores que buscan ese apoyo, es cierto que se tiende a consultar con amigos y pareja los problemas o dificultades que se encuentran en el camino.

Ni los amigos, ni los hermanos, ni la pareja o familiares varios, son los adecuados para ayudarte. Necesitas una persona que vea con claridad y con objetividad lo que estás haciendo bien y lo que sería necesario realizar. Necesitas una persona que te haga pensar y saque de tí lo mejor, que te haga preguntas que sólo tu puedas contestar, y que al contestarlas, en tu vida haya un disparador, un “click” que de repente te haga ver las cosas más claras.

Eso es lo que hace un Coach.

No es un psicólogo para que le cuentes tus problemas y tus traumas. Es un “entrenador”, que saca lo mejor de ti, lo que llevas oculto y quizá no te has atrevido a mostrar. El que te ayuda a ser más fuerte y a tener las cosas más claras. A mejorar tu empresa y a saber tratar a los clientes, a gestionar tus recursos personales y profesionales, y en resumen, a ser un 200% más eficaz, y a tener claridad de ideas.

Por eso, si tienes oportunidad de trabajar con un/una Coach, hazlo. Una advertencia: busca bien, una buena o un buen profesional,  aprende con el mejor. Estoy segura que tu Vida cambiará en tantos aspectos, que te preguntarás por qué no lo has hecho antes.

Después del paso por un/a coach, serás otra persona, diferente.  Puede ser que algunas de las personas con las que te relacionabas hasta ahora se sientan molestas porque Tú has avanzado y ellas no… es posible que tengas o quieras dejar de verlas… Eso se llama Evolución.

Tienes que pensar en tí mismo/a. Haz algo por ti, y contrata un Coach.

Se que lo agradecerás.

Un artículo escrito por Yolanda Pallas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s