Lorenzo Amor, presidente de ATA, desmonta para TICbeat el mito de que en España tenemos la cuota de autónomos más alta de nuestro entorno.

Fenómeno viral en las redes, el argumento en todo debate sobre el día a día de los autónomos para apuntar lo mal que están… la cuota de los autónomos está en boga y resurge una y otra vez convirtiéndose en tema central de discusión en redes y tertulias.

Desgraciadamente, pese a ser un debate absolutamente necesario, se está quedando en lo superfluo y, lo más peligroso, puede inducir a error a muchos autónomos y ciudadanos que dan por buenas ciertas afirmaciones y gráficos comparativos que están muy lejos de la realidad.

Lorenzo Amor, presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), explica a TICbeat que esa idea de que España es el país donde la cuota de los autónomos a la Seguridad Social es la más cara de Europa, no es más que una leyenda urbana.

Un mito que, sorprendentemente, está siendo avalado por los “gurús” de ciertosprogramas electorales y partidos políticos sin ni siquiera entrar a valorar la realidad del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos y su sistema de protección social en profundidad o, aún más grave, sin acudir al derecho comparado europeo. Si los denominados “expertos” lo hubiesen hecho, habrían detectado los siguientes hechos:

  • En primer lugar, que los sistemas de Seguridad Social de los diferentes Estados miembro de la UE no son equiparables siendo el sistema de protección social español el que más coberturas ofrece a los autónomos. Somos el único país europeo con un Estatuto del Trabajo Autónomo, y con derechos adquiridos como a la formación o a la conciliación de la vida laboral y familiar por cuidado de hijos y dependientes…
  • En segundo lugar, y en lo que se refiere a la famosa cuota de autónomos, el sistema de cotización de autónomos en nuestro país es voluntario. Es decir, el autónomo elige cotizar entre una base mínima 893,10 euros y una máxima de 3.642 euros al mes. Esto supone que si se cotiza por una base mínima como autónomo persona física, se pagan 266,14 euros y en el caso de autónomos societarios 316 euros. El 86,3% de los autónomos persona física cotiza por la base mínima, independientemente de sus ingresos.

Sentadas estas bases, se pueden analizar los ecosistemas de autónomos de los principales países de Europa con los que se suele comparar a España. En el caso del Reino Unido, se trata de un sistema progresivo en el que se establece una cuota por tramos de ingresos.

La tan famosa cuota de autónomos de 14 euros corresponde a aquellos autónomos con unos ingresos por debajo de 600 euros al mes aproximadamente. Estos autónomos en España, a no ser que haya habitualidad en la actividad, ni siquiera están obligados a darse de alta en el RETA, ya que están por debajo del SMI.

Más allá de los 600 euros, ya se paga la misma cuota que en España y ésta va aumentando progresivamente de tal forma que, si los ingresos de un autónomo inglés fuesen de 2.500 euros al mes, la cuota a pagar sería de 776 euros. Ya no es tan barato.

Cualquier sistema progresivo a lo europeo, favorecería a un 15% que está sobrecotizado porque podría rebajarse la base para ellos y daría protección social a aquellos que hoy están por debajo del SMI y no cotizan, pero supondría lo que nadie se atreve a decir: que subirían las cotizaciones para el 80% de los autónomos.

En Holanda hay que pagar la sanidad y no hay derecho a baja

Holanda, sí la cuota es baja si no hay grandes ingresos, pero no existe el derecho a bajas y hay que pagar los seguros de salud. Francia es quizá el sistema más ‘copiable’. Pero no olvidemos que en España tanto la tarifa plana de 50 euros, como la cuota completa de 260 euros no bonificada, da derecho a atención sanitaria gratuita, baja por enfermedad, maternidad, riesgo en el embarazo y pensión de jubilación.

Se trata de coberturas que en muchos países de nuestro entorno están sometidas a copago o sistemas mixtos con seguros privados que conllevan mucho más coste. De hecho, Lorenzo Amor no conoce ningún seguro privado que cubra todas esas contingencias por esa cuota, ya que cualquier seguro de salud está como mínimo entre los 40 y 50 euros y sólo es sanitario.

Es evidente que el RETA necesita una reforma. Haciendo un simple cálculo, actualmente hay 3 millones de autónomos que cotizan 300 euros de media al mes y 1,8 pensionistas del RETA con una pensión media de 700 euros al mes. Eso supone 400 millones de déficit que la Seguridad Social debe aportar todos los meses. Por tanto, que todos coticen menos no es la solución.

“Para que algunos coticen menos otros deben cotizar más”, concluye Amor. De la misma forma, mejorar la cuantía de las prestaciones sólo depende de los autónomos diseñen su cotización en función de lo que esperan como protección social. Al ser voluntario, la decisión sólo está en su mano. Y debemos de entender que si a día de hoy las prestaciones de los autónomos son, de media, un 40% inferiores a las de los asalariados, sólo es porque cotizan de media un 40% menos.

La reforma es imprescindible. Pero debemos empezar por eliminar este debate maniqueísta que se centra en un mito que no hace ningún favor ni a los que se plantean emprender, ni a los que ya están pagando la cuota de autónomos y ejerciendo como tales, y se les está haciendo creer que cotizar a la Seguridad Social es un impuesto abusivo en nuestro país y “no un seguro a todo riesgo en el que cuanto más se paga, más se percibe”, defiende el presidente de la ATA.

Escrito por Alberto Iglesias Fraga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s