Trabajar por cuenta propia, es sus comienzos, no es nada sencillo, a no ser, claro está que se parta con una cartera de clientes propia, en cuyo caso, la historia cambia diametralmente.

Salvo estos casos particulares, que suelen corresponder a profesionales que trabajan por cuenta ajena y que consolidan las relaciones con sus clientes permiténdoles, en un momento dado, establecer por cuenta propia, la mayoría, empiezan desde cero.

Decálogo esencial del aútonomo

  • Networking

Si tienes cartera de clientes es que yo lo hiciste, si no, es el momento para darte a conocer y conseguir clientes o que te recomienden.

  • Identidad

Nunca te presentes a una reunión o a un evento sin tus tarjetas de visita por muy desfasadas que podamos creer que están, procura que están bien realizadas y que sean originales, para que llamen la atención para que produzcanun impacto positivo ennuestras nuevas relaciones.

  • Formalidad

Evidentemente, hay que ser cordiales dentro de la formalidad pero, sobre todo, hay que ser riguroso en el desempeño de los proyectos, cumpliendo plazos y requisitos, en caso contrario, tu reputación se verá perjudicada.

  • Disponibilidad

Dentro de los horarios que se establezcan hay que estar disponible y si no, ponerse en contacto de inmediato. Lo que no es recomendable es trabajar en un régimen 24/7 sin límite de horario.

  • Información

Por regla general no nos gusta preguntar por si transmitimos una imagen de torpes. Sin embargo, es mejor pecar de precavido y preguntar y pedir información detallada para evitar malentendidos que retrasen el proyecto de forma innecesaria. Hay que tener la habilidad de preguntar para permitir que tu cliente se explique con otda claridad.

  • Sin reservas

Para un buen profesional, no vale con hacer los trabajos de una forma válida pero simple, debes siempre dar lo mejor de ti como si ese proyecto fuese el definitivo.

  • Restringir los cambios

Cuando no hemos sido capaces de obtener toda la información de nuestros clientes corremos el riesgo de que a medida de que el proyecto avance, se llegue a una vía muerta por los cambios innumerables. Lo mejor para atajar esta situación es presupuestar los nuevos cambios incluyendo el tiempo ya empleado y el nuevo trabajo que se invertirá.

  • Proactividad

Tu cliente paga pero el experto eres tú, debes hacer el proyecto más atractivo para tu cliente y enriquecerlo con tu expertise, corres el riesgo de que las rechace pero mostrarás interés e iniciativa.

  • Tarifas

Debes saber antes de nada lo que debes cobrar por hora y, al presupuestar, debes contemplar un margen de error enla ejecución de las horas del proyecto en torno al 20%.

  • Presentación

Una vez concluido el proyecto hay que presentar el resultado final y no hay que descuidarlo en absoluto ya que estás proyectando la imagen de tí mismo y de tu trabajo.

Estos puntos deben estar presentes durante nuestra vida profesional como freelance y, en cuanto las descuidemos, nuestra reputación se resentirá.

Un artículo publicado en Pymes y Autónomos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s