Por todas partes nos acribillan a mensajes que suenan, huelen y saben a verano. Vacaciones. Llega el momento de evadirse, descansar, desconectar. Te lo has ganado. Y como buen freelance, miras a tu alrededor y piensas: ¿En qué universo paralelo vivo? ¿Es posible que pueda pisar la playa este año?

Es necesario que tomemos un descanso. Aunque nuestras vacaciones no se asemejen a las de la mayoría. Sin unos días de desconexión será difícil que la calidad del trabajo sea óptima. ¿La solución si no queremos perder clientes e ingresos? Vamos a verlo.

Las personas que nos rodean deben ser comprensivas. Es difícil para quien tiene un horario de nueve a dos y de cuatro a ocho, ponerse en nuestro lugar. Llegan semanas donde el reloj no existe y las obligaciones tampoco. Sin su apoyo, será difícil lograr que nosotros también podamos disfrutar de nuestro momento de relax.

Una vez, nuestra pareja, familia y amigos han comprendido que nuestras obligaciones no terminan nunca, pero que vamos a hacer un esfuerzo por organizarnos, manos a la obra.

1. Adelantar trabajo

Puede resultar estresante, hacer en una semana lo que deberíamos cumplir en dos, pero es una opción válida para librarnos de responsabilidades con la conciencia tranquila.

2. Decir NO

Si para algunos trabajar por tu cuenta es un chollo, y creen que pueden llamarte, contar contigo en cuanto ellos se liberan de su horario: “porque tú tienes todo el tiempo”, deberemos saber decirles NO, con amabilidad pero firmeza. Si ya contamos con una organización para cumplir con nuestras tareas, seamos inflexibles. ¿Vamos nosotros acaso a sus trabajos a molestar?

3. Que la organización vaya de la mano de pequeñas vacaciones

Si un día hemos cumplido con nuestras obligaciones y nos apetece dar un paseo, quedar con alguien o sencillamente dar un paseo, no nos privemos de ese pequeño placer. Eso conllevará preguntas del tipo: ¿Ya estás de vacaciones? ¿En paro? Bueno, todos conocéis ese tipo de comentarios por parte de quienes ven a un freelance como un pobre ser que vive pegado a una pantalla de ordenador. Esos días, os servirán para desconectar y decir adiós al estrés.

Lo primordial es tener un plan de organización desde el principio, así, la carga de trabajo será menor. O al menos, más llevadera.

Si nos sabemos organizar, el trabajo será más sencillo de cumplir. Si bien existen plazos de entrega, eso no nos impide tomarnos unos descansos (también programados) para poder trabajar después con más energía. No somos máquinas, y necesitamos que cuenten con nosotros en los momentos de ocio.

Quizás no contemos con quince días como nuestros conocidos o amigos, pero sí con el tiempo suficiente para poder formar parte de esa mayoría que en breve recibirá el verano con los brazos abiertos. Siempre está la opción de llevarnos el portátil a la playa pero nadie saldrá beneficiado.

Un artículo escrito por Joana Sanchez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s