Los centros de trabajo disponen de diversas herramientas tecnológicas a nuestro servicio, que al mismo tiempo pueden convertirse en una distracción que vaya dejando huella en nuestra concentración y/o niveles de productividad. Existen numerosas técnicas que nos permiten “mantener la concentración” tales como: hacer una lista de pendientes, reflexionar sobre las actividades antes de dormir o mantener el espacio de trabajo limpio y ordenado. Sin embargo existen actividades que requieren más que eso, que necesitan de un compromisocuya práctica se refleja en un incremento y cumplimiento de nuestras metas. Os dejamos algunas.

1. Lo primero es lo primero

Antes de continuar con otras actividades debemos estar seguros que el proyecto que se había comenzado con anterioridad ha finalizado o, en su defecto, que el proceso ya pasó a manos de otros departamentos o responsable.

2. Asigna tiempos para los proyectos

Para lograr terminar nuestras tareas debemos comprometernos con tiempos estrictos además de comprometernos a cumplirlos. Estamos hablando de una capacidad de administración de tiempos y tareas que nos ahorrará tiempo al centrarnos en el trabajo.

3. Toma un ligero descanso

Si te encuentras atrapado en una etapa de tu proyecto o simplemente no puedes encontrar una solución a cierto contratiempo, tómate un ligero descanso. Camina un poco, toma un refresco o bebe algo café, siempre es bueno tomar un poco de distancia para ver las cosas desde otra perspectiva, pero sin olvidar que contamos con un tiempo de entrega.

4. Limita el tiempo de uso de sus gadgets

Los gadgets son una de las principales distracciones dentro de las organizaciones. No hay ningún problema en colocarte los auriculares con música, pero si pasas tu tiempo en las redes sociales, serás incapaz de concretar el proyecto en tiempo y forma.

5. Trabaja en algo que te emocione

Si trabajas en un lugar que no te inspira ni te divierte, o que simplemente no te emociona por las mañanas, no podrás lograr concentrarte y cualquier excusa será buena para perder el tiempo y poder llegar lo antes posibles a tu casa.

6. Antes de rendirte, recuerda por qué haces lo que haces

No pierdas el foco y recuerda qué hace que despiertes en la mañana. Para algunos es alcanzar la cima corporativa, para otros, la familia y para muchos aprender para después comenzar a emprender. Recuerda cuál es ese motivo por el que te debes mantener motivado.

No estamos hablando de simples pasos para “simples actividades”, hablamos de acciones con las que de verdad nos debemos de comprometer para el desarrollo de los proyectos que nos van a llevar a una pequeña, pero provechosa reflexión personal que nos dejará ver los motivos por los que realizamos nuestras actividades. Al final del día la motivación es responsabilidad de cada uno y va en función del plan de vida que cada quien se ha delimitado para sí mismo.

Un artículo escrito por Arantxa Asían

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s