Se nos ha dicho una y otra vez que la clave para ser más felices, sentirnos mejor,  y lograr nuestras metas es tener más autoestima.

Es cierto. Lo que piensas de ti mismo, el que tanto creas y confíes en ti, define el resultado que obtendrás. Todo se resume en el típico dicho de abuela: si crees que puedes, entonces puedes.

El problema es que algunas veces mejorar nuestra autoestima parece una misión imposible de lograr, lo que sólo debilita más la confianza en nosotros mismos.

Pero no te preocupes existe un camino fácil para lograr tener más autoestima de una vez por todas. Algo así como un atajo hacia una mejor imagen de ti mismo, y en este interesante artículo (con la ayuda de una gran experta en el tema), te explico cómo…

Antes de empezar quiero que por favor te imagines a un camello…

(confía en mí tengo un buen ejemplo)

¿ya?..

Seguramente te imaginaste algo así:

autoestima-camello-desierto

Ahora déjame preguntarte esto:

¿Qué pasaría si te digo que un camello puede vivir en la nieve?…

Algo parecido a esto:

camello-en-la-nieve-autoestima-baja

Seguramente no me lo creerías ¿verdad?

Es normal.

Todos tenemos ciertas creencias acerca del mundo que nos rodea, pero estas creencias arraigadas también aparecen acerca de lo que somos nosotros mismos.

Por ejemplo, hace unos meses una suscriptora de Habitualmente me escribió esto:

“Ahora que llega el verano estoy desesperada, el año anterior ya me quede sin pisar la playa por lo horrible que me veía”

Después de leer me quede helada.

Esta falta de autoestima es dañina, perjudica tus decisiones, la solución a tus problemas, tus relaciones personales, la forma en la que comes, tus actividades… afecta absolutamente todas las áreas de tu vida.

Y lo peor es que miles de personas se encuentran en esta misma situación, con el autoestima por los suelos…

La buena noticia es que existe un camino rápido para mejorar lo que piensas de ti mismo y subir tu autoestima a partir de hoy.

Pero antes de explicarte de que se trata, déjame contarte una divertida historia real: 

Hace algunos años, en la helada tundra del norte de Estados Unidos, un grupo de exploradores se decidió a ir en búsqueda de fósiles.

Ese día, una arqueóloga observó una pieza diminuta en el suelo, no sabía que era pero parecía un pedazo de árbol, como no estaba muy segura decidió llevarlo al laboratorio.

Después de hacer los análisis correspondientes, se dio cuenta que no era parte de un árbol como lo sospechaba… sino que se trataba de un hueso con ¡1 millón de años de antigüedad!

La doctora, decidió volver a aquél frío lugar para buscar más piezas de ese hueso. Logró reunir un poco más de 30 piezas y mediante un programa de computadora se dio cuenta que se trataba de un gigantesco hueso que formaba la pierna de un mamífero, como: una oveja o una vaca.

Era tan tan tan grande que debería de ser animal enorme. Pero, ¿qué animal podría ser?

Después de varios experimentos, no había ninguna duda, el hueso se trataba de ¡un camello! 1

Si, de un camello. No era el hueso de un camello normal, sino de un enorme camello.

Pero, ¿cómo pudo haber vivido un camello en semejante clima frío?

La Doctora tuvo que convencer a la comunidad científica a cambiar su perspectiva sobre los camellos; y tenía toda la razón, piensa en esto:

¿Qué pasaría si las características que conocemos de los camellos cómo la joroba estuvieran diseñadas para la nieve?

Imagínate, cuando hace mucho frío y no hay comida, esta grasa acumulada en la joroba(yo también pensaba que era agua, pero no, es grasa) le serviría como una reserva de energía, mientras que las patas anchas le ayudarían al desplazamiento óptimo por la nieve.

¿Suena interesante?.. Aún hay más.

¿Qué pasaría si estás mismas características también son útiles en un clima totalmente opuesto como el desierto?

La joroba le permite concentrar la grasa en una sola parte, y así disipar el calor en el resto del cuerpo. Las patas anchas también ayudan a desplazarse mejor a través de las dunas de arena.

Esto quiere decir algo increíble: Un camello puede vivir en el desierto, y en la nieve.

Algo que pensabas imposible en el primer párrafo ¿cierto?

Esto no es solo una suposición, sino es una verdad comprobada: se sabe que un tipo de camellos habitaban hace miles de años la tundra; algunos de estos viajaron hacia el sur y se convirtieron en llamas, mientras que otros viajaron por el norte hasta Africa y Asia, para convertirse en Dromedarios. 2

Seguramente piensas que es un tema interesante, pero que no tienen nada que ver con tu autoestima, y es verdad.

Pero dame una oportunidad, aquí viene la parte importante…

Esta investigación me dejó una gran moraleja:

El cambio de perspectiva te abre los ojos hacia nuevas posibilidades que antes no creías.

Así como esta imagen arraigada del camello en el desierto, también tenemos imágenes de nosotros mismos arraigadas.

Pensamos equivocadamente que esta imagen no puede ser cambiada, que es así y hay que aceptarla.

Pensamos equivocadamente que no es posible elevar nuestra autoestima.

Pero, ¿qué pasaría si simplemente necesitas cambiar tu perspectiva para darte cuenta de lo que eres capaz?

Se trata de creer que el camello puede vivir en la nieve, y no resignarte solo a ver un camello sobre la arena.

Pero cambiar tu perspectiva y mejorar tu autoestima, es tu decisión (vuelve a leer eso)

La Solución Para Mejorar Tu Autoestima Es Simplemente Cambiar Tu Perspectiva

Tu perspectiva tiene le poder de hacerte una persona más feliz y orgullosa, o simplemente una persona miserable; puede ayudarte a cambiar tus hábitos y lograr tus metas y , o por el contrario obstaculizar tu camino, desde empezar a hacer ejercicio, hasta conseguir una pareja.

Esto no quiere decir que tengamos que creer algo totalmente irrealista que no somos, solo se trata de ser objetivo y realista, dejar a un lado los pensamientos negativos,  y ver tu situación desde otro punto de vista.

Pero entonces, ¿cómo puedo cambiar mi perspectiva y mejorar mi autoestima?

(pensé que nunca me lo preguntarías…) 

¿Cómo Cambiar Tu Perspectiva Y Mejorar Tu Autoestima?

Cuando empecé a escribir este artículo me hice exactamente la misma pregunta, y la verdad, no sabía muy bien cuál era la mejor estrategia, no sabía cuál era la mejor solución.

Así que hice algo que todos hubiéramos hecho, pedí ayuda…

Me puse en contacto con una psicóloga y experta en el tema: Ana Vico del blog befullness.

Ana nos regaló una poderosa estrategia que puedes poner en práctica todos los días, para que poco a poco logres cambiar la perspectiva que tienes sobre ti mismo, y entonces mejores completamente tu autoestima.

¿Suena interesante?…

Bien, esto fue lo que me dijo ella:

La autoestima no es una cifra absoluta, puede fluctuar, subir o bajar dependiendo del momento o la época. Eso sí, siempre podemos afectar a nuestra autoestima porque tiene un componente psicológico muy potente: lo que pensamos.
Tú controlas tu mente, tú puedes controlar tus pensamientos, y tu puedes cambiar tu perspectiva; y evidentemente tú puedes mejorar tu autoestima.
Tú tienes la oportunidad de encontrar otro lado más realista y positivo de cualquier pensamiento o situación.

Ana tiene toda la razón, porque cambiar tu punto de vista es como cambiar el cristal por el que ves el mundo, algo así como colocarte unos lentes nuevos, mejor aún unos lentes 3D

Por eso esta estrategia (en colaboración con una experta) la llamo: “Estrategia 3D para cambiar tu perspectiva y mejorar tu autoestima”

Estrategia 3D Para Cambiar Tu Perspectiva

Para esos momentos en los que tenemos la autoestima por los suelos, solo tienes que seguir estos 4 fáciles pasos:

1.- Mira Todo A Tu Alrededor Y Empápate De Lo Que Te Rodea.

En cualquier situación que nos enfrentemos habrá aspectos que nos gusten y otros que no, cosas que nos afecten positiva o negativamente…

Pues bien, en este paso quiero que seas consciente de todas las posibilidades, de todas las gamas de emociones que se presentan en ese momento y que te están afectando; para hacerlo mucho más rápido, simplemente haz una lista.

Te darás cuenta que en cualquiera de los casos tendemos a usar palabras muy drásticas, como: nunca, jamás, siempre, y palabras muy crueles también. Es parte de esta perspectiva arraigada que solemos tener.

2.-Cambia Tu Perspectiva Y Escoge Solo Lo Que Te Haga Sentir Bien

Como si fuera un buffet libre, de todo lo que has sido consciente en el paso anterior, escoge aquello que más te guste, aquello que quieres llevarte contigo.

¡Ponte tus lentes 3D y selecciona solo aquello que te haga sentir bien!

Elige sencillamente lo que sí quieres tomar, lo que quieres guardar para el futuro, lo que te beneficia. Puede ser un halago, tu postura corporal, una cualidad, una buena respuesta… lo que sea. Puede ser también algo que haya ocurrido a lo largo del día o de ese momento en particular.

Si crees que no te gusta nada, intenta mirar la situación como si fueras una persona externa y te vieras desde fuera. Trata de ver esa situación o ese pensamiento con otros ojos.

Con todo esto no quiero decir que tengamos que adoptar una visión poco realista, sino simplemente aprender a dirigir tu atención en algo que te genera bienestar, y no en algo que se convierta en una horrible pesadilla.

3.-  Siente Tu Pensamiento Y Cómo Se Integra En Ti

Cuando sepas qué es en concreto lo que te ha gustado, imagina cómo se desprende de la realidad, como si fuera un conjunto de palabras o un amasijo de colores y formas, o como unas burbujas… y trata de visulizar cómo lentamente se acercara a ti hasta absorberlo con tu cuerpo.

Ahora ese aspecto positivo de la situación se quedará contigo y te recordará que en cualquier situación, sea cual sea, tú tienes el poder de elegir quedarte con lo positivo.

4.- Refuerza Esa Emoción Positiva.

Ahora sólo tienes que disfruta de tu emoción, de esa sensación de satisfacción de saber que eres quien manda sobre tu autoestima. Tú eres el dueño de tus emociones, y tienes la capacidad de cambiar tu perspectiva respecto a cualquier situación.

Para que quede aún más claro, a continuación tengo algunos ejemplos: 

Ejemplo Típico#1: Odias Los Lunes.

¿Por qué los lunes tienen que ser tan sumamente horribles?

Esta perspectiva sólo da lugar a que todo el lunes o incluso la semana completa, tengas un estado de ánimo miserable,

Si pasamos nuestros días pensando: “Uf, es muy temprano,” “Uf, el transporte público”, “Uf, las escaleras,” “Uf, el trabajo”, en el momento de que tengamos que trabajar los niveles de negatividad estarán desbordados, afectando tu productividad y sobretodo el cómo te sientes respecto a tu vida.

El punto es que los lunes no son el problema, es el cristal a través del cual vemos los lunes.

Si te pones tus lentes 3d, tomas sólo lo que te guste de los lunes, y le das una nueva perspectiva, instantáneamente te sentirás 100 veces más feliz y satisfecho (además de ser más productivo)

Un ejemplo de cambio de perspectiva:“Los lunes son un nuevo comienzo, y ¿a quién no le gustan los comienzos?”

Ejemplo Típico #2 No Te Gusta El Ejercicio

He escuchado miles de veces esta frase: “No sirvo para hacer ejercicio, es muy difícil para mi”

Nos confinamos a una celda con unos límites muy bien definidos y nos resignamos a permanecer dentro de esa celda a pesar de que la puerta esta abierta y las posibilidades son infinitas.

Si cada que te propones empezar a hacer ejercicio piensas: “Uf que cansado estoy”, “Uf me duele todo”, “Uf que pereza”, es muy probable que tires la toalla a los pocos días y vuelvas a tu rutina sedentaria de siempre.

El problema no es el ejercicio, el problema es el cristal con el que lo ves. Por eso, aunque lo intentes y trates de ser constante haciendo ejercicio, si no cambias tu perspectiva, jamás podrás formar el hábito y recibir los beneficios.

Cuando te pones tus lentes 3d y tomas solo lo que te guste del ejercicio, ser constante es natural, porque tu mente se relaja y recibe otra información respecto al ejercicio.

Una nueva perspectiva por ejemplo sería esta: “El ejercicio es un momento solo para mi, no tengo que estar al pendiente de ningún miembro de la familia, de ningún cliente o jefe, no escucho ningún -mami, mami, es mi tiempo y mi momento”.

Ejemplo Típico #3 Piensas Que No Puedes Bajar De Peso Jamás

Pensar que el sobrepeso es parte de tu identidad y creer que no puedes lograr un peso saludable, es una perspectiva que tiene que cambiar urgentemente.

Si piensas “Uf que pereza preparar ensalada ” “Uf comer sano es carísimo”, “Uf no puedo bajar de peso” , “Uf siempre seré gord0(a)”, “Uf que asco las verduras”, te estás limitando a ti mismo, y no logras ver las posibilidades que existen fuera de esa visión sobre ti.

El problema no es que el sobrepeso debilite tu autoestima, el problema es el cristal con el que evalúas a tu sobrepeso.

Si te colocas tus lentes 3d, mejoras la perspectiva sobre el sobrepeso, y empiezas a creer en que realmente puedes lograr tu peso ideal poco a poco, verás que incluso un avance pequeño como empezar a cenar verduras, te motivará a continuar en este proceso hacia una versión más saludable de ti.

Una nueva perspectiva por ejemplo: “Bajar de peso es cómo un juego de video llamado -En busca de mi nuevo yo-, cuando ceno verduras acumulo puntos y subo de nivel” 

Ahora te toca a ti…

Solo colócate tus lentes 3D para cambiar tu perspectiva y empieza a mejorar tu autoestima a partir de hoy.

Pero antes de que te vayas, cuéntame un poco más de ti ¿cómo se ve tu vida cuando tu autoestima es mejor? escríbeme tu respuesta en los comentarios de aquí abajo…

Un artículo publicado en Habitualmente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s