Tanto en nuestras relaciones profesionales como personales no importa lo mucho que uno se esfuerce por superar las expectativas que, en cualquier momento, puede surgir la decepción.

La psique humana es así tenemos una tendencia manifiesta a sobreponderar los errores en detrimento de los éxitos y de los aciertos.

En estos casos lo importante es no ocultarse y afrontar la cuestión directamente y, si es posible, antes de que las consecuencias sean irreversibles.

Es siempre mejor admitir el error cometido, dar las explicaciones pertinentes que nos han llevado a equivocarnos y ofrecer alternativas para poder enmendar nuestro error.

Lo que nunca se debe hacer es no admitir que nos hemos equivocado y si lo hacemos esperar que sean los demás quienes solucionen nuestros errores. En lugar de eso, conviene diseñar un plan de cómo se va a corregir la situacióny, en el futuro, estar al frente de lo que puede y no puede hacer.

Un artículo publicado en Pymes y Autónomos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s