Aunque en los tiempos que corren todos estamos acostumbrados en mayor o menor medida a trabajar bajo presión, cuando esa presión alcanza límites insospechados, las musas tienen a la largarse con la inspiración a otra parte (y a hacerse las escurridizas más de lo normal).

No obstante, hay unos cuantos trucos que podemos utilizar para lograr que la creatividad alojada en nuestras entrañas siga echando brotes verdes cuando la presión se empeña en “pisotearla”. Canva disecciona a continuación algunos de esos trucos:

1. Utilice sabiamente las fechas tope
Las fechas tope son a priori veneno puro para los creativos, pero lo cierto que sin una fecha tope (sin un objetivo concreto), es difícil que la creatividad saque a relucir su mejor cara. Las temidas fechas tope, esas que tantísima presión añaden al trabajo de los creativos, deben ir acompañadas de objetivos importantes y significativos. Si tales objetivos tiene la suficiente enjundia y se trasladan de la manera adecuada a quienes están a cargo de las ideas, la creatividad terminará aflorando (aun cuando la presión se palpe en el ambiente),

2. Reduzca las distracciones
A la hora de trabajar bajo de presión en labores de tipo creativo es más importante gestionar las distracciones que gestionar el tiempo. Y para hacerlo es vital identificar las distracciones que, cual vampiros, “succionan” nuestra productividad y nuestra creatividad. Una vez identificadas tales distracciones, debemos eliminarlas de nuestra vida y aprender a evitarlas para concentrarnos al máximo en la tarea que tenemos entre manos.

3. Hable con alguien (de manera constructiva) sobre la presión de la que está siendo víctima
Si siente que su cabeza está a punto de explotar y que las buenas ideas, esas que deberían acudir en tropel a su mente, no hacen acto de presencia, hable con su superior o su cliente para hablar de sus avances (o de su falta de avances). De esta manera, sabrá si está por el buen camino o si, por el contrario, debe tomar una senda totalmente diferente.

4. Tómese un respiro
Cuando estamos trabajando bajo presión, las pausas parecen un suerte de lujo que no podemos permitirnos por nada del mundo. Sin embargo, si queremos que la creatividad no nos deje en la estacada, es necesario que hagamos pequeñas pausas, aunque sean pausas de apenas 5 minutos. Para trabajar a pleno rendimiento, el cerebro necesita descansar y respirar de vez en cuando.

5. Busque activamente la inspiración
La inspiración, tan importante cuando estamos inmersos en una tarea de tipo creativo, se prodiga poco cuando estamos bajo presión. Y para salir a su encuentro debemos descansar, ir a dar a un paseo, ver la televisión, escuchar música, hacer algo que “desenchufe” durante un rato nuestro cerebro. De esta manera, lograremos activar la parte inconsciente de nuestro cerebro y comenzaremos a generar ideas.

6. Aprenda de sus errores
Como seres humanos que somos, somos imperfectos y nada de lo que salga de nuestras manos será, por lo tanto, 100% perfecto. Errar es humano (y además sumamente útil). De los errores que cometemos cuando trabajamos bajo presión podemos aprender mucho de cara al futuro. Los errores son en realidad fuente de sabiduría y no hay que cortarles necesariamente las alas.

Un artículo publicado en Narketing Directo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s