En la nueva era digital el éxito marketero no se cocina con los mismos ingredientes que se preparaba antaño. Y tampoco se trabaja igual para cruzar victorioso la meta del éxito. En torno al éxito y a la nueva manera de gestionar el éxito en los tiempos que corren giraron precisamente dos ponencias pronunciadas ayer por Susanne Reppin, agile coach y flow minister de la agencia Ministry Group, y por Thomas Schnieders, director de E-commerce e Innovación del retailer Otto, en el marco de la conferencia “Deutscher Marketing Tag”, que tuvo lugar este jueves en la ciudad alemana de Leipzig.

A juicio de Reppin, la confianza de los trabajadores en las empresas para las que prestan sus servicios es clave para alcanzar el éxito. Y sólo las compañías que se toman la molestia de cambiar sus estructuras para adaptarse a las nuevas realidades están en condiciones de ganarse la confianza de sus empleados.

“Este tipo de confianza es el bien más valioso que puede tener una empresa”, recalcó Reppin. Y para plantar la semilla de la confianza es necesario propiciar flujos de comunicación constante entre empleados y directivos.

En Ministry Group los trabajadores abordan directamente con sus superiores los diferentes problemas con los que se topan en su día a día laboral, lo cual propicia que el control de los jefes sobre los subordinados sea lo más transparente posible. “El control de la eficacia y la productividad debe estar a cargo de los propios trabajadores”, señaló Reppin.

Las estrategias no son propiedad exclusiva de los jefes. Estas estrategias deben desarrollarse en armonía (y codo con codo) con los trabajadores, indicó la ejecutiva de Ministry Group.

Desde el punto de vista de Reppin, las claves para acelerar el éxito en el nuevo entorno empresarial son la libertad en las jerarquías, la transparencia en el control practicado a los empleados, los equipos “cross-function” y la autonomía de palabra.

Por su parte, Schnieders, de Otto, señaló en su ponencia que el binomio formado por marketing y tecnología y el Smart Data son dos elementos esenciales para que las marcas planten cara con garantías a su propio futuro. “La tecnología es marketing y viceversa”, destacó el ejecutivo de Otto.

De todos modos, la tecnología no basta para sobrevivir al futuro que está a la vuelta de la esquina. Las empresas deben pertrecharse también de nuevas estructuras de trabajo y convertir la agilidad en particular obsesión a la hora de trabajar, concluyó Schnieders.

Un artículo publicado en Marketing Directo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s