Si la a menudo veleidosa creatividad es su materia prima de trabajo, le habrán asaltado probablemente mil veces las dudas sobre su propia capacidad creativa.

El perfeccionismo es un corrosivo veneno que emponzoña inevitablemente la existencia de los creativos. Fustigados por su deseo de ser perfectos en todo lo que hacen, a los profesionales de la creatividad les asaltan con frecuencia las inseguridades. Y rebosantes de inseguridades, terminan siendo víctimas de parálisis creativas.

Si siente que la creatividad que habita en sus entrañas está entumecida y necesita despertar del letargo, le proponemos poner en práctica los ejerciciosque propone a continuación HubSpot:

1. Aprenda una habilidad creativa que se encuentre fuera de su zona de control
Si es “copywriter”, hínquele al diente a la fotografía. Si es diseñador gráfico, pruebe fortuna con la cocina. Si es pintor, dé una oportunidad a la poesía. Da igual lo que haga. Lo importante es que aquello que va a elegir como su nuevo “hobby” creativo esté a años luz de la que se precia de ser su “especialidad”. Saliendo de su particular zona de confort y dando rienda suelta a nuevas habilidades creativas, ganará en confianza (sin necesidad de convertirse en un experto en la nueva disciplina en la que ha decidido aventurarse) y ganará en apertura de miras, lo cual es importantísimo en la arena de la creatividad.

2. Caiga en los brazos de las listas
Las listas logran abrirse paso en muchísimos artículos directamente relacionados con la productividad y la creatividad. Y lo hacen con conocimiento de causa porque son realmente muy eficaces. Marcarse objetivos pequeños y verdaderamente alcanzables no sólo nos permite encarrilar los proyectos que tenemos entre manos sino que aumenta también notablemente nuestra confianza y alienta nuestra libertad creativa. Cuando tachamos algo de una (larguísima) lista de tareas, nuestro cerebro libera dopamina (el componente químico que logra que nos sintamos embargados por la felicidad y, por ende, también por la confianza).

3. Comience diseñando procesos flexibles de trabajo
El trabajo creativo es a menudo huérfano de estructuras (especialmente si somos “freelancers” y trabajamos desde casa), pero colgándonos del brazo de procesos de trabajo lograremos no sólo ser más metódicos sino también dar fuelle a nuestra confianza. Sin embargo, no conviene que nuestro bautismo de fuego en el universo de los procesos de trabajo sea doloroso. En lugar de diseñar procesos de trabajo excesivamente estrictos (cuyos objetivos no vamos a poder cumplir), debemos permitirnos a nosotros mismos el lujo de la flexibilidad. De lo contrario, nuestra confianza, tan necesaria en términos creativos, podría salir magullada.

4. Desarrolle buenos hábitos (que provoquen más buenos hábitos en cadena)
Hay determinados hábitos que tienen el poder de provocar una suerte de efecto dominó y dar lugar a más buenos hábitos. Está, por ejemplo, demostrado científicamente que hacer ejercicio se traduce en mejores niveles de confianza y en hábitos de alimentación y sueño más saludables. A veces hábitos pequeños pero importantes como hacer la cama o desayunar de manera abundante pueden marcar la diferencia.

Un artículo publicado en Marketing Directo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s