Si el mero hecho de pensar en su puesto de trabajo, le provoca una honda punzada de dolor en su corazón, no se siente realizado en su actual empleo o simplemente tiene otras aspiraciones, quizás haya llegado el momento de un cambio de aires laborales.

¿El problema? Que ser consciente de es que es necesario un cambio laboral no siempre es fácil. Ignorar las señales de alarma, mirar hacia otro lado esperando que las cosas cambien y quedarnos aprisionados en nuestra incómoda zona de confort es a veces la opción más sencilla (pero también la más cobarde).

Hay muchos síntomas de que el temido “burnout” está a punto de consumirle y de que debe emprender nuevos rumbos laborales, pero estos que enumera a continuación Inc. son quizás los más flagrantes:

1. Se siente frustrado (casi siempre).

2. No puede soportar el ambiente que se respira en el trabajo.

3. Su puesto de trabajo se le ha quedado pequeño y no hay posibilidades de promoción.

4. Siente que trabaja más que el resto.

5. Tiene la palabra “ojalá” constantemente en los labios.

6. Sus clientes le importan bastante más que su jefe.

7. Observa lo que hacen otras personas y dice “¡Yo también puedo hacerlo!”.

8. Sus propósitos no están alineados con los de su compañía.

9. No le quedan más cosas que aprender en su actual empleo.

10. Su voz es sistemáticamente ignorada dentro de la empresa.

11. Se ha convertido en una persona complaciente (aun sabiendo que en sus entrañas habita una auténtica “rock star”).

12. Siente un ardiente deseo de hacer algo por sí mismo.

13. Sufre ataques de ansiedad en el trabajo.

14. Se ha convertido en fan de Shark Tank (un programa de telerrealidad protagonizado por aspirantes a emprendedores).

15. Está haciendo dos trabajos, pero le pagan únicamente por uno.

16. Le estremece la idea de hacer lo mismo durante el resto de su vida.

17. No deja de pensar en esa gran idea que ha tenido para emprender un nuevo negocio.

18. Está permanentemente mirando el reloj.

19. Se dice a menudo a sí mismo “Ojalá pudiera dejarlo”.

20. Se le hace un nudo en la garganta de sólo pensar que tiene pasar tiempo junto a sus colegas de trabajo.

21. Es una persona increíblemente curiosa.

22. Está retocando y adecentando constantemente su currículum.

23. LinkedIn se ha convertido en su red social favorita.

24. No le arredra la idea de remangarse las mangas de la camisa y ponerse a convertir sus ideas en realidades.

25. Está listo para decir “Ya es suficiente”.

Un artículo publicado en Marketing Directo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s