La productividad es la piedra filosofal que todo trabajador persigue poniendo en práctica diversas fórmulas y técnicas. Si trabajas desde tu casa de forma remota o eres freelance, estas 15 claves pueden ayudarte.

Trabajar a distancia, ya sea desde casa, desde un espacio de coworking, de forma descentralizada o como trabajador por cuenta propia, es una tendencia cada vez más popular. Lo cierto es que el número de autónomos y la cifra de empresas que abogan por la flexibilidad y la contratación de freelances no ha dejado de ascender en los últimos tiempos, fruto de un nuevo paradigma laboral impulsado por la innovación tecnológica y la aparición de nuevos empleos digitales que no exigen presencia física en las oficinas.

Como todo, trabajar a distancia tiene sus pros y sus contras para la productividad y la motivación de los trabajadores que se acogen a este formato. Al igual que el trabajador tiene mayor poder de organización y puede hacer una mejor gestión de su tiempo y escapar de los ambientes de trabajo nocivos que se dan en ciertas oficinas, también pueden surgir problemas de salud como el sedentarismo, estrés por exceso de trabajo sin tomarse días de descanso o malas posturas provocadas por demasiadas horas delante del ordenador.

15 pautas para ser más productivo trabajando de forma remota

Estas quince píldoras pueden ayudarte a ser más productivo si trabajas a distancia:

  • Márcate una rutina regular: Es recomendable darse una ducha y vestirse como si realmente fueses a ir a una oficina.
  • Crear una lista de tareas diarias y establece plazos de entrega a corto, medio y largo plazo. Puedes ayudarte de herramientas como Todoist, Google Calendar o Trello. así como de este completo listado de extensiones y plugins.
  • Establece límites efectivos para tus amigos y familiares: Especialmente para las personas que viven contigo, debes delimitar claramente tu horario y tu espacio de trabajo. Si no tienes interrupciones ni distracciones, podrás separar el apartado profesional del personal y ser mucho más productivo.
  • Si tienes una habitación destinada a tu trabajo, puedes utilizar post its en la puerta que indiquen tu estado -ocupado, al teléfono, en una reunión-. 
  • Remodela a tu gusto tu sala de trabajo para generar una oficina cómoda. No escatimes en una silla cómoda, una iluminación adecuada y un buen equipo para trabajar.
  • Cumple tus horarios y respeta los descansos y los fines de semana: Puede que te sientas tentado a irte a tomar una caña antes de que tu jornada termine o todo lo contrario, que no sepas separar el ocio y el trabajo y ni siquiera te tomes los domingos libres. Sé racional y ten en cuenta la importancia del sueño y del descanso para rendir adecuadamente.
  • Si trabajas desde casa, ignora las llamadas personales, las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea durante la jornada laboral.
  • Para maximizar tu productividad, acude a hacer recados, al médico, al dentista o a la gestoría a primera o a última hora del día para no cortar tu flujo de trabajo ni dejar tareas a medias, en la medida de lo posible.
  • Intenta que no todo el trabajo sea estrictamente virtual: Si puedes conocer en persona a tus compañeros de trabajo, acudir a eventos de networking, formar parte de un coworking o aprovechar jornadas de formación, ampliarás tu productividad y tu perspectiva reciclándote constatemente,
  • Disfrute de la flexibilidad y date un respiro en los períodos de mayor estrés: Aprovecha la elasticidad de tus horarios para planificar tus viajes, poder dedicar tiempo a tus aficiones preferidas o pasar tiempo con los tuyos.
  • Renueva tus dispositivos de trabajo cuando la ocasión lo requiera: No hay nada más desesperante y que merme más la productividad que un PC que tarda un siglo en encenderse, que se bloquea o un monitor del año de la polca que  daña tu vista y disminuye tu concentración.
  • Comienza tu día temprano: Es uno de los momentos más productivos del día, por lo que a no ser que tu horario sea estrictamente nocturno, utiliza este período para estimular tu mente y tu productividad, destinando esta franja horaria a los proyectos más exigentes. 
  • Estructura tu día en base a pequeñas metas: Sigue un horario establecido y utiliza métodos como el Kanban o técnicas como Pomodoro para hacer pequeños descansos que te sirvan como respiro y mejoren tu productividad.
  • Bloquea el acceso a las redes sociales de los marcadores de tu barra de herramientas para no tener ratos improductivos ni alargar la jornada más de lo debido.

Vía | Your Story

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s