Para hacerse hueco laboral en el universo del marketing y la publicidad, donde la creatividad es un “must”, no basta con hacer llegar a las empresas un currículum corriente y moliente.

En la industria marketera, donde miles de personas luchan por abrirse paso (a codazos) con el mismo objetivo en mente, hay que enarbolar en ocasiones la bandera de la creatividad elevada a la máxima potencia para destacar entre la multitud.

Si anda buscando el trabajo marketero de sus sueños y siente que sólo va a poder echarle el guante metiendo creatividad a raudales en la ecuación, le recomendamos inspirarse en las geniales ideas que propone a continuación HubSpot:

1. Finja ser un cliente potencial

Harto de enviar su currículo a decenas de agencias y de recibir siempre la callada por respuesta, August Laustsen, un joven director de arte sueco, puso en marcha una estratagema que acabó saliéndole redonda.

Laustsen se puso en contacto con varias agencias haciéndose pasar por el director de marketing de una empresa ficticia bautizada con el nombre de EMERIH (“Hire Me” escrito al revés) que buscaba partner publicitario.

Y parece que su ardid fue valorado muy positivamente por las agencias con las que contactó, asegura Laustsen, que actualmente trabaja como director de arte en Round & Round, una agencia con sede en Estocolmo.

2. Fermente su currículum (y conviértalo en cerveza)

A fin de asegurarse de que su currículo no iba a pasar desapercibido (y en el cubo de la basura), el diseñador gráfico Brennan Gleason decidió fermentar su propia cerveza y envasarla en un packaging diseñado ad hoc que daba cuenta sus conocimientos y experiencias y era literalmente un CV “bebible”.

Gleason trabaja actualmente en la agencia Domain7, con sede en Vancouver (Canadá).

3. Reparta donuts (personalmente) en las empresas en las que desea trabajar

Cuando Lukas Yla, un joven lituano de 25 años, decidió mudarse a San Francisco, sabía que iba a tenerlo francamente difícil para destacar en la concurridísima escena marketera y “techie” de la ciudad californiana.

En vista de que si no hacía algo diferente iba a tardar muchísimo en encontrar trabajo, Yla decidió enfundarse el traje de repartidor y entregar personalmente en mano a las empresas que más admiraba un paquete de donuts con su currículo adosado estratégicamente a la caja.

En la caja podía leerse además la siguiente e ingeniosa frase: “La mayor parte de los currículos termina en la basura. El mío en tu estómago”.

Gracias a su original y delicioso currículo Yla consiguió un buen número de entrevistas laborales, aunque a día de hoy (según su perfil en LinkedIn) continúa buscando empleo.

4. Compre una valla publicitaria

En 2009 Pasha Stocking, que hasta entonces había trabajado como directora de marketing y ventas, perdió su empleo.

Y después de ocho meses de búsqueda infructuosa de otro puesto de trabajo, Stocking decidió que debía hacer algo verdaderamente grande (literalmente) para regresar al mercado laboral.

Ni corta ni perezosa, Stocking echó mano de sus ahorros e invirtió 2.000 dólares en la compra de una valla publicitaria gigante emplazada en una bulliciosa autovía de Bridgeport (Connecticut).

La valla, en la que había una fotografía de Stocking, su dirección web y la leyenda “hire me”, procuró a esta aguerrida marketera unas cuantas ofertas laborales. Sin embargo, ninguna de ellas llamó suficientemente su atención y Stocking decidió crear su propia empresa, una compañía especializada (quizás lo haya adivinado ya) en publicidad exterior.

 

5. Atrévase a hackear el servicio de “file-sharing” de la empresa a la envía su currículum

Glenn Cole, director creativo de 72andSunny, ha visto decenas de triquiñuelas de decenas de candidatos para llamar la atención y conseguir trabajo en la famosa agencia de publicidad.

Aun así, hubo una que le llamó particularmente la atención. En una ocasión un candidato llegó al extremo de hackear el servicio de “file-sharing” de la agencia para hacer llegar su currículum a todos y cada uno los directores creativos de 72andSunny (incluido el propio Cole).

Aunque semejante (y peligrosa) estrategia llamó la atención de Cole, este desestimó finalmente ofrecer un puesto de trabajo al candidato (que continúa, no obstante, en el radar de 72andSunnry para futuras vacantes).

6. Escriba una canción

Con un grado en marketing y varias becas (no pagadas) bajo el brazo, al joven Alec Biedrzycki le estaba resultando imposible encontrar un trabajo en su área de actividad.

Por esta razón, el bueno de Alec decidió componer una canción (bautizada, cómo no, con el nombre de “Hire me”) para atraer la atención de potenciales empleadores. Y lo cierto es que la consiguió. Pocos meses después de lanzar su canción, presentada en sociedad en 2009, Alec consiguió un puesto de trabajo en una agencia.

6. Compre anuncios en Google con nombres de ejecutivos de agencias de publicidad

Alec Brownstein era consciente de la tendencia de muchos directores creativos a buscar sus propios nombres en Google.

Por eso, cuando este “copy” decidió dar bríos renovados a su carrera en 2010, se le ocurrió que la mejor manera de encontrar trabajo era comprar anuncios en los resultados de búsqueda asociados a los nombres de directores creativos de grandes agencias publicidad.

“Buscarte en Google es muy divertido. ¡Contratarme también lo es!”, decía Brownstein en estos anuncios. Y parece que su original táctica para buscar trabajo dio sus frutos, pues consiguió varias entrevistas y obtuvo finalmente un puesto de trabajo en Y&R Nueva York.

Un artículo publicado en Marketing Directo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s