Las ideas, sobre todo las más brillantes, son endiabladamente esquivas y cuesta a veces sangre, sudor y lágrimas echarles el guante.

Topadas de bruces con los temidos bloqueos creativos, muchas personas terminan tirando la toalla por pura desesperación.

Craso error porque, pese a que se hacen a menudo las escurridizas, las ideas terminan tarde o temprano dando la cara. Sólo hay que armarse de paciencia para salir a su encuentro.

Si siente que su creatividad es en estos momentos un terreno peligrosamente yermo, le proponemos fertilizarlo con los consejos que disecciona a continuación Inc.:

1. Tómese un descanso e inténtelo de nuevo
Steve Jobs, famoso por tener ideas absolutamente deslumbrantes, acostumbraba a dar largos paseos cuando las ideas tenían la fea costumbre de darle plantón. Las pausas son esenciales para airear las ideas y poner en funcionamiento desde cero la maquinaria de la creatividad (que también se avería de vez en cuando).

2. No abandone cuando las ideas (por lo que sea) no llegan
Muchas personas abandonan al primer o segundo intento, sin saber que la gran idea que están buscando está en realidad a la vuelta de la esquina. Cuando el gran Steve Jobs se veía enfrentado a un parón, hacía una pausa y retomaba a continuación el trabajo donde lo había dejado. El cofundador de Apple jamás se rendía porque sabía que las mejores ideas (como después ha confirmado la ciencia) afloraban tras un primera ronda de ideas fallidas (que la gente tiende lamentablemente a subestimar).

3. Para alumbrar la idea del millón de dólares, simplemente sea perseverante
La brillantez creativa, a diferencia de la brillantez científica, no exige habilidades especiales. No hace falta ser un genio ni un sabio para tener buenas ideas. Simplemente hay que ser constante. La persistencia es más importante que brillantez a la hora de hincar el diente al “brainstorming”.

4. Tenga fe en sí mismo
La próxima vez que desee darse golpes contra la pared porque las ideas que con tantísimo afán anda buscando no emergen, deje lo que está haciendo, haga una recapitulación de sus pensamientos y empiece de nuevo. Las mejores ideas están ahí fuera, pero nunca logrará atraparlas si se rinde a la primera de cambio.

Un artículo publicado en Marketing Directo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s