Aunque haya gente que le resulte difícil creerlo, la adicción al trabajo existe.

Y si te dijera que hasta hace unos años me podía calificar como una adicta a mi blog y a mi trabajo.

Seguro que si tienes un blog o un proyecto por tu cuenta, sabrás lo adictivo  que puede llegar a ser el hecho de trabajar para uno mismo en algo que además le fascina.

Pero eso es al principio, porque sin darte cuenta puedes esa sensación de bienestar se puede generarte dependencia, y convertir tus jornadas laborales en eternas.

Y créeme  cuando llevas unos cuantos meses ya con tu proyecto, como en una relación la magia del primer momento empieza a convertirse poco a poco en rutina.

Total que te ves trabajando todo el día, cada vez acabas más desencantada con tu proyecto y atrapada en una red psicológica de tareas infinitas.

Descubre cómo vencer la adicción al trabajo cuando eres autónomo.

 

Evita la adicción al trabajo controlando tu jornada laboral

Cuando se trabaja desde casa, es fácil hacer un poquito un ratito, te levantas, haces algo que no tiene que ver, al rato vuelve.

Y ya si estás a cargo de niños ni te cuento las de idas y venidas que te esperan.

Lo más triste de todo es que quizás si sumáramos todas tus horas productivas delante de tu ordenador no sumarían poco más de 4.

Sin embargo, al repartirlas durante todo el día es como si hubieras trabajado 12 horas.

Al menos, así lo percibe tanto tu cuerpo como tu mente.

Es fundamental que controles tu jornada laboral.

Para ello a partir de x hora ya no puedes trabajar y no sólo eso, esta prohibidísimo pensar en tu proyecto.

Sé que esto último es lo más difícil, pero es necesaria la desconexión mental para ser más productiva y creativa.

Piensa que es por el bien de tu proyecto.

 

Organiza tu agenda cada mañana

Cuando te levantes, lo primero que debes hacer es tener claras las tareas y objetivos que debes cumplir cada día.

Para ello a final de cada mes deberías tener el primer bosquejo de tu agenda mensual. Cada lunes deberías tener organizada la agenda de la semana.

Y cada día, debes darle la organización definitiva a tu día.

 

Separa tu vida personal de la profesional

Lo ideal es que tengas un móvil para el trabajo y otro personal. Aunque no siempre se puede.

Android te permite crear usuarios puedes crearte un perfil profesional donde te lleguen los avisos de los correos y redes relacionadas con tu actividad y otro perfil donde esté todo lo personal y tengas desconectado las llamadas.

Otra opción es que todo lo profesional y llamadas se desconecten a partir del fin de tu jornada laboral.

Por mucha tentación que tengas jamás debes mirar un email de trabajo o coger una llamada fuera de horas, a menos que quieras tener insomnio esa noche o romper tu descanso.

 

Acostumbra a tus clientes a un horario

Ninguna empresa seria está disponible las 24 horas, ¿por qué tendrías que estar tú disponible para tus clientes siempre?

No hay algo más cutre que atender a tus clientes a cualquier hora.

Demuestra que estás desesperado por trabajar y te pone automáticamente de cara a tu cliente un cartel en la cabeza que dice, “soy tu esclava y hago lo que tú quieras”.

Por experiencia, cuando se empieza a atender a clientes a deshoras, acabas quemada tú y eso se transmite a tu cliente.

Lo ideal es que junto a tu formulario de contacto o en algún lugar de tu web publiques tu horario de trabajo o atención al cliente.

Eso sí, no caigas en la tentación de quererlo hacer parecer muy amplio y luego te llamen y no contestes. Es mejor que sea reducido y que si o si te pueda localizar.

 

Qué hago si he mirado mi email y tengo algo que responder

Son las 23:30 y no me has hecho caso y no has desactivado aun las notificaciones de correo electrónico en tu email.

Al ver el nombre de tu cliente en el remitente, no has podido resistirte a la tentación de abrir el dichoso correo y ahora tu mente no se puede volver a concentrar en la película que estabas viendo porque te vienen a la mente posibles respuestas a su email.

Te ayudo a solucionar esto por una vez sólo, ¿eh?. No te acostumbres.

Evidentemente ahora no le vas a responder a tu cliente porque estás fuera del horario laboral. A parte vas a quedar de cutre.

Hay una aplicación de Gmail que se llama Boomerang  que deberías instalarte ya. Sirve para programar emails y se envíen a la hora que tú quieres.

 

Por esta vez puedes escribir la respuesta a tu cliente y prográmalo para que se envíe al día siguiente dentro de tu jornada laboral.

 

Ser adicto a tu blog o proyecto online es un gran problema que puede afectar a tu salud. Por eso debes controlar tus tareas y jornadas, para evitar la adicción al trabajo.

 

¿Cómo te organizas tu día a día con tu blog o proyecto? ¿Eres de las que no saben desconectar? Espero no ser a la única que le ha pasado lo de las jornadas inacabables de trabajo. Cuéntamelo dejándome un comentario.

Un artículo escrito por Flor Uceda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s