Si desarrollas tu actividad como trabajador por cuenta propia y has pensado en contratar a tu hijo pero no sabes cómo, puedes hacerlo a través de dos fórmulas distintas que te explicamos a continuación.

Los trabajadores autónomos cuentan con dos posibilidades distintas a la hora de contratar a un hijo como asalariado. La primera, tal y como indican desde la página web de Banco Santander, consiste en que tu descendiente sea contratado por cuenta ajena, en las mismas condiciones que cualquier otro trabajador, lo que a posteriori le hará receptor del cobro del subsidio por desempleo. Este caso se considera la excepción a la norma general, ya que tendrás que demostrar que tu familiar reúne todos los requisitos de un asalariado y no de un autónomo.

Si la Seguridad Social reclama justificación, deberás demostrar que tu hijo reúne todos los requisitos de un trabajador. Al ser un supuesto especial, una de las condiciones es que antes de ser contratado, tu descendiente tenga plena dependencia económica. Puedes consultar el listado de requisitos en el siguiente enlace. Para demostrar que tu hijo tiene un contrato por cuenta ajena deberás aportar la documentación en la que se acredite el contrato laboral, categoría profesional, salario, jornada laboral y acreditación de que no hay convivencia ni dependencia económica con el autónomo titular.

La segunda manera se circunscribe a los hijos menores de 30 años, convivan o no con él. Este tipo de contratación tiene una particularidad: la persona contratada podrá recibir todas las prestaciones de la Seguridad Social excepto las de desempleo, es decir, no podrán cobrar el paro.

La misma excepción se aplica en el caso de hijos mayores de 30 años, pero con especiales dificultades para su inserción laboral -personas con parálisis cerebral, personas con enfermedad mental o personas con discapacidad intelectual, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33 por 100 y personas con discapacidad física o sensorial, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 65 por 100-.

Por otra parte, desde Banco Santander advierten que la situación se invierte para los trabajadores por cuenta propia que contraten a sobrinos, tíos, bisnietos o cualquier otro tipo de parentescos de tercer grado. En este caso, la legislación vigente estipula que deben contar con los contratos laborales habituales en el régimen general del trabajador: de asalariados. 

Escrito por Andrea Núñez-Torrón Stock

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s