Si quieres sacar un mayor rendimiento de tu jornada diaria e incrementar tu productividad y eficiencia, te proporcionamos cuatro maneras distintas de hacerlo con éxito (y ninguna implica trabajar más horas).

Aunque la cultura del presentismo sigue enquistada en muchos países como España y muchas personas siguen asociando la eficiencia o el buen desempeño con trabajar un mayor número de horas –especialmente en el caso de emprendedores, freelances y trabajadores por cuenta propia-, nada más lejos de la realidad: la duración de la jornada y la productividad a la hora de trabajar no están relacionadas y de hecho, un estudio reciente de la Universidad de Stanford reveló que nuestra productividad disminuye con creces al pasar el umbral de las 56 horas semanales. 

Lo fundamental para desempeñar tu trabajo de forma más productiva es hacerlo de forma inteligente y contar con técnicas, recursos y herramientas que optimicen los diversos procesos, como el software colaborativo o las apps especializadas en gestión de tareas. A continuación te revelamos cuatro maneras de aprovechar al máximo tus horas de trabajo sin hacer más horas de las necesarias.

Mide tu trabajo y su eficiencia

El afamado novelista inglés Anthony Trollope mantuvo un estricto horario de escritura mientras perseguía un “trabajo diario”. Cada mañana, leía el trabajo de su día anterior durante media hora a partir de las 5:00 AM. Empezó a usar un reloj colocado en su escritorio y comenzó a escribir durante dos horas y media antes de irse a la oficina a trabajar. ¿El resultado? Completando 1000 palabras por hora y 40 páginas semanales, Trollope publicó 47 novelas antes de morir a la edad de 67 años.

Mientras que un día de trabajo de tres horas puede ser sumamente productivo, establecer un cronograma diario estricto no lo es. Es importante que priorices tus tareas, encuentres un método efectivo para ti, describas tus necesidades y el tiempo que necesitas para resolverlas. 

Define tu “temporada y fuera de temporada”

Durante la temporada baja de la NBA, Kobe Bryant siguió un “calendario 666” – seis horas de entrenamiento cada día, seis veces a la semana, durante seis meses-, entrenando para la liga, recuperándose de la itnensidad de la temporada anterior y logrando un gran estado físico y mental antes de la extenuante cúspide deportiva de la competición.

Aplicado a cada empresa, cada organización o proyecto tiene períodos intensos, especialmente en torno a grandes hitos como eventos públicos, lanzamientos de productos y reuniones importantes o por ejemplo, temporadas estacionales como el verano o las Navidades en el caso del sector turístico. Cabe destacar que estar perpetuamente en la cresta de la ola es insostenible y puede provocar fatiga, estrés e improductividad, por lo que es fundamental identificar y planificar los picos altos y bajos a lo largo del fiscal y asegurarse de emparejarlos con momentos de descanso o períodos de actividad más bajos.

Programa tu tiempo de ocio

Ilustres de la talla de Charles Darwin siguieron una rutina diaria que combinaba abordar con seriedad el trabajo y el ocio, respetando ambas. El científico trabajaba por la mañana de 8:00 a 9:30, leía su correspondencia matutina y contestaba cartas hasta las 10:30 para retomar su trabajo hasta el mediodía. Si había hecho un buen día de trabajo, caminaba una hora, comía, respondía más cartas y dormía hasta reunirse con su familia para cenar. Este efectivo método lo condujo a escribir más de diecinueve libros, entre ellos el archiconocido El origen de las especies.

En definitiva, el tiempo libre no tiene que ser un lujo ni identificarse solamente con las vacaciones o el fin de semana, sino que se trata de una necesidad y una vía de escape y autorrealización y descanso que debe estar presente en tu rutina diaria. Por tanto, debes maneras de construir momentos dedicados a ti cada díadesde cocinar un nuevo plato a leer, meditar, hacer deporte, ir al cine o realizar alguna clase de actividad creativa.

Otorga prioridad a un buen descanso

Indra Nooyi, Jeff Bezos, Tim Cook, Jack Dorsey y Arianna Huffington duermen al menos siete horas cada noche y son capaces de liderar organizaciones grandes y exitosas. Son numerosos los estudios que revelan que dormir menos de seis horas cada noche es un factor decisivo para un peor desempeño, concentración y productividad en el trabajo. Además, un análisis de Harvard estimó que la privación de sueño cuesta a las empresas estadounidenses más de 63.000 millones de dólares en pérdidas de productividad.

Para poner en foco en buen rendimiento, apuesta por las buenas prácticas de descanso: duerme lo suficientesigue un horario regularadopta una buena postura para dormir y cena adecuadamente. ¡Enseguida empezarás a obtener fantásticos resultados!

Vía | Inc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s