Una de las mayores contribuciones que se pueden hacer para tu organización personal y la productividad de tu empresa es centrarte en tu trabajo de mayor valor.

De hecho, si te encuentras asumiendo un número creciente de proyectos y/o personas, desvía las tareas que otra persona puede hacer, incluso si pudieras ayudar, antes de que lleguen a tu lista de tareas pendientes.

Ten muy presente la gran diferencia que existe entre traspasar tareas. Delegar es entregar tus responsabilidades, el traspaso incorpora la delegación, pero también implica pasar las actividades a otra parte apropiada antes de que acaben en tu lista de tareas pendientes.

En el desempeño cotidiano existe multitud de ejemplos que nos evidencian la importancia y el beneficio de traspasar tareas. Tal es el caso de la invitación a asistir a una reunión en la que puedes ofrecer alguna información, pero otros asistentes probablemente podrían ofrecer algo similar, en cuyo caso, es mejor traspasar.

El traspaso de tareas muestra respeto por la competencia de otros y te permite dedicarte a hacer lo que solo tu puedes o debes hacer, que es lo que tu equipo realmente necesita.

Via: Pymes yAutónomos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s