En la reciente ley de autónomos, el parlamento ha aumentado el importe de las dietas que los trabajadores por cuenta propia pueden deducirse, hasta los 26,67 euros al día en caso de que sea en territorio nacional y hasta los 48,08 euros al día cuando estén en el extranjero, equiparando estos derechos con los trabajadores asalariados.

Si, además de comer fuera de casa, el autónomo tiene que pernoctar, dicha cantidad se duplicará (o, al menos, esto es lo que ocurre actualmente en el caso de los trabajadores por cuenta ajena): 53,34 euros en territorio nacional y 96,16 euros si el autónomo se encuentra en el extranjero.

Solo se podrá pagar por medios electrónicos

Ahora bien, todas las consumiciones, sean desayunos, comidas o cenas, deberán realizarse en cafeterías o restaurantes, y por medios electrónicos, de manera que quede la prueba del día, el importe y el establecimiento donde se ha realizado la consumición. Dicho de otro modo, si el autónomo quiere deducirse la dieta, no podrá pagar con dinero contante y sonante, y deberá hacerlo con otros medios como, por ejemplo, tarjeta de crédito.

Huelga decir que el autónomo solo podrá deducirse aquellos gastos que se realicen fuera de su localidad. Por esta razón, es imprescindible que la localidad aparezca reflejada en la factura, y que la actividad económica en la que esté dada de alta la empresa se corresponda con las empresas que dan derecho a deducción: locales de restauración u hoteles.

Imprescindible presentar factura; la simplificada no sirve

Para que un autónomo pueda deducirse estos gastos, deberá contar con la correspondiente factura o justificante. Esto implica que deberá solicitar este documento cuando se desplace con el taxi, cuando coma o cene en un restaurante o cuando se aloje en un hotel. Si el autónomo comiese de forma habitual en el mismo local, podría presentar resúmenes mensuales, que también serían aceptables.

Sin embargo, la factura simplificada no bastaría. Es necesario pedir la factura completa, donde consten todos los datos, DNI, nombre y dirección, para que la factura sea aceptable. Y en este caso sería irrelevante que vayamos a sentarnos ante una comida copiosa o que pidamos un pincho de tortilla para desayunar; todo deberá estar correspondientemente justificado.

Un artículo escrito por Diego Lorenzana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s