Para mejorar la eficiencia, nuestro cerebro siempre busca convertir nuestras tareas en hábitos. Al igual que tú, tu cerebro también prefiere la idea de estar en modo automático.

Sin embargo, estos hábitos, ya sean buenos o malos, son lo que definirán tu productividad.

Tu cerebro no diferencia los hábitos malos de los buenos, por lo que es común formar hábitos “malos” de forma inconsciente. Esta es la razón por la que sin darte cuenta terminas procrastinando.

Sería genial poder programar tu subconsciente para hacer ejercicio, comer saludable y el resto de tus obligaciones sin pensarlo tanto, ¿no?

Aunque no es fácil, tampoco es imposible. Solo necesitas comprometerte, tener fuerza de voluntad y algo de disciplina.

A continuación, te mostraré cuatro maneras de formar nuevos hábitos y mantenerlos durante toda tu vida.

 

4 pasos para mantener un nuevo hábito de por vida

 

1. Piensa en los beneficios y ponte objetivos

Pregúntate, ¿para qué quieres implementar ese hábito? ¿Qué beneficio te dará? Cuando tienes objetivos que te motivan es más fácil mantener un hábito.

Tienes que tener muy en claro los beneficios que obtendrás, eso te dará la motivación necesaria. Un ejemplo de algún beneficio es todo el conocimiento que adquirirás si logras mantener el hábito de leer a diario.

Si no tienes la motivación ni la energía necesaria, es muy probable que lo abandones al poco tiempo. Con objetivos, será más fácil recompensarte por cada pequeño logro y mantener tu motivación para seguir avanzando.

Ten siempre en mente los beneficios que obtendrás y cómo te sentirás al cumplir ciertos objetivos.

2. Empieza con un pequeño paso

La excelencia no es un acto, es un hábito. Eres lo que haces repetidamente.

Para que un hábito dure para siempre, tienes que empezar por alguna parte, un par de semanas o un mes es un buen comienzo.

Ponte una fase condicional. Al ser algo nuevo en tu rutina diaria, este tiempo te ayudará a acostumbrarte y hacerlo parte de ti.

Un mes puede ser el tiempo ideal para hacer un cambio en tu vida. Incluso, ver lo que has logrado puede ser suficiente motivación para que este hábito se implemente en tu subconsciente y sea parte de ti.

Puede ser duro al comienzo, pero cuando pases este periodo de tiempo te sentirás mucho mejor. Empieza a ser disciplinado y cambia tu vida.

3. Busca formas de motivarte

Si te está costando trabajo tomar acción constantemente, especialmente al principio, encuentra algo que te motive y te haga seguir adelante.

Ya sea recompensándote por hacer ciertas cosas o teniendo un amigo que te motive, tienes que encontrar maneras de no rendirte hasta que por lo menos te acostumbres a tu nuevo hábito por un mes sin fallar.

Rodéate de personas que tienen objetivos como tú, que te inspiren a seguir adelante, mucho mejor si practican constantemente esos hábitos que quieres implementar.

Por ejemplo, si quieres empezar un nuevo deporte, busca a alguien que lo practique seguido.

Tu experiencia será mucho más placentera con amigos.

4. Tómate tu tiempo para mejorar

Es común estar muy motivado e intentar implementar un cambio radical en nosotros mismos con algún hábito que requiera mucho esfuerzo.

Por ejemplo, leer 50 páginas diariamente, correr 500 metros, meditar por 2 horas, etc.

Tu mente no podrá acostumbrarse a un nuevo hábito en un solo día. Al igual que tu cuerpo, no puedes exigirle demasiado al comienzo. Con el paso de los días, será más fácil perder la motivación.

Para que tu mente se acostumbre y no se olvide de practicar este nuevo hábito, empieza de a pocos, y lentamente ve acercándote a tu meta.

Todo lo bueno toma tiempo, así que no te desesperes por lograr tus objetivos personales.

Hay más probabilidades de implementar un nuevo hábito exitosamente cuando empiezas en pequeño. Mide tu progreso y observa la efectividad de avanzar poco a poco.

No hay un proceso definido para formar un hábito. Simplemente es una acción que se repite tantas veces hasta que logra ser parte de tu mente. Los consejos mencionados son algunas técnicas para implementar nuevos hábitos e interiorizarlos.

Al final, depende de tu compromiso y disciplina. Si te das el trabajo de formar hábitos, podrás lograr el cambio que deseas en tu vida.

Y tú, ¿qué técnicas usas para formar nuevos hábitos? ¡Déjanos tus comentarios!

Un artículo escrito por Erick Copello

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s