Si no has oído hablar todavía de la Gig economy, economía colaborativa o también economía intermediada conviene que vayamos familiarizándonos con ellos. Lo cierto es que las predicciones apuntan a que el trabajo por cuenta propia está en alza y en el 2027 en Estados Unidos habrá más trabajadores freelance que contratados. ¿Significa esto que el futuro que nos espera será precario?

No necesariamente. Trabajar por cuenta propia puede ser muy rentable si somos nosotros quienes ponemos las condiciones. Aquí está la clave. Un repartidor que trabaja para Amazon y un especialista en virtualización serán ambos trabajadores freelance. Sin embargo uno tiene que buscar un volumen muy alto de de repartos para llegar a fin de mes, mientras que el otro, al ser un sector escaso, puede negociar mejor la factura por su trabajo.

El poder del conocimiento para el freelance

La precariedad la dará el intermediario que proporciona el trabajo y la demanda de profesionales que compiten por hacerse con estos encargos. Si resulta que Deliveroo tiene a 5.000 personas dispuestas a repartir sus pedidos, a pesar de que las condiciones no sean las mejores, o incluso sean abusivas. Si solo tiene 50, estos repartidores podrán exigir más dinero y mejores condiciones.

La cuestión está en las habilidades que tenemos como trabajadores por cuenta propia. Ser freelance tiene una serie de ventajas pero no todo el mundo puede explotarlas, especialmente si pasas de tener un jefe a tener muchos jefes, tus clientes, que te aprietan por todos lados. Sin embargo si con tu trabajo puedes resolver un problema puntual que tiene una empresa y te necesitan si o si, aquí ya se cumple eso de que el autónomo es su propio jefe.

Pero es que además se está fomentando este tipo de trabajos a través de diferentes reformas legislativas. En lugar de minijobs, pues se trabaja por proyectos. Los freelance son el futuro de la economía y aparecen en todo tipo de sectores, donde antes eran trabajadores contratados. La cuestión es que esto no puede acabar en una mayor precariedad, pero también en menores ingresos para la Seguridad Social.

Habrá que ver los números del crecimiento de autónomos que se espera en Enero. Las tarifas planas en gran parte incentivan este modelo, animan a muchos a buscar suerte, tirar la ruleta y apostar a negro. Si sale bien se puede consolidar el trabajo por cuenta propia. Y a partir de aquí decidir que trabajos aceptamos, cuáles no, cuándo y cómo trabajamos. Parece un buen plan sobre el papel.

Adaptarse a ser tu propio jefe

Una última cuestión a tener en cuenta es que no todo el mundo se adapta a esta forma de trabajar. No se trata ya de la inseguridad económica, de no saber cuánto vamos a ingresar a final de mes. Sino también de organización del trabajo, de tener la disciplina necesaria para trabajar a distancia, desde casa, etc. y lograr que los proyectos en los que estamos inmersos, salgan en las horas que hemos presupuestado.

De otra forma lo único que estamos consiguiendo es facturar, generar ingresos a final de mes, pero a cambio no tendremos vida. Si no somos capaces de lograr una calidad de vida mejor que la de un asalariado vamos a salir perdiendo en el cambio. Hay que recordar que el autónomo no solo tiene que hacer su trabajo, sino además cumplir con una serie de obligaciones que tiene como empresa.

Un artículo escrito por Carlos Roberto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.