La realidad del colectivo autónomo es muy heterogénea. No existen un consenso entre las principales asociaciones de autónomos, ATA y UPTA, donde ambas defienden posturas contrarias. Esto complica sobremanera que una medida como esta se llegue a incluir en la futura reforma del RETA. Pero, ¿a quién beneficia que los autónomos coticen por ingresos reales?

En ATA defienden que con la última reforma de la ley de autónomos y la posibilidad de cambiar de base de cotización cuatro veces al año ya se puede cotizar por ingresos reales utilizando este recurso. No son partidarios de obligar a ningún miembro del colectivo a que cotice por las ganancias reales´, ya que de facto implicaría para muchos un aumento en la cantidad a pagar. En parte no les falta razón, pero la realidad es tozuda y solo una minoría de los autónomos decide cotizar por una base superior.

En UPTA mantienen una tesis diferente y abogan por que los ingresos reales de los autónomos marquen la cuota que deben pagar. Defienden que es la única manera de aumentar la recaudación y hacer que sostenible el sistema de pensiones de los autónomos. Dicho sistema por otra parte no es responsable del déficit actual del sistema más que en una mínima parte. Obligar a cotizar por ingresos reales es lo más justo y servirá para que mejoren las coberturas de la mayoría del colectivo.

La Seguridad Social, ¿la principal beneficiada?

Hay que tener en cuenta que un 86% de los autónomos cotizan por la base mínima. ¿Esto que significa en lo que respecta a la recaudación? Pues que muchos cotizantes están pagando menos de lo que les correspondería por sus ingresos reales. Es decir la realidad sería que este sistema supondría un aumento de ingresos para las arcas públicas.

EL RETA es un chollo para la Seguridad Social por las bajas coberturas a las que tiene que hacer frente.

Pero a la vez supondrá unas mayores prestaciones para el colectivo, que les acerque más a la protección de un trabajador por cuenta ajena. Esto significa que un autónomo cuando enferme, podrá tomarse la baja porque no supondrá una merma de ingresos tan significativa como actualmente. Y si tenemos un accidente o enfermedad de larga duración no va a suponer al ruina económica, como lo hace actualmente.

Lo mismo podríamos decir de las pensiones. Se acercarían mucho más a lo que cobra un trabajador por cuenta ajena, ya que las cotizaciones de unos y otros serían similares y por tanto su derecho a prestación no sería tan diferente. Y esto acabaría con la casi obligación de muchos autónomos de seguir trabajando cuando llega la hora del retiro. En este aspecto la Seguridad Social también tendría que hacer frente a unas pensiones más altas, no como ahora con muchos autónomos con pensiones por debajo del salario mínimo.

Pero también deberían serlo los autónomos con rentas más bajas

La principal cuestión es que las cotizaciones no son como en el caso del IRPF algo progresivo. Lo habitual es que un cotizante en el régimen general pague un 28,30%, de las que el trabajador solo se hace cargo de un 4,70%. Si tenemos a un autónomo mileurista, la cuota que tendría que pagar sería de 283 euros, similar a lo que pagan hoy en día por una base de cotización cien euros inferior.

Muchos autónomos perfieren tener ahora el dinero en su bolsillo en lugar de pensar en aumentar sus coberturas. Simplemente no quieren pagar más.

El problema surge cuando aumentan los ingresos. Pongamos un autónomo que de medio obtiene una renta de 1.500 euros mensuales. Aquí su cuota sería de unos 424,5 euros mensuales. Más de cien euros sobre lo que se paga ahora si se cotiza por la base mínima. Los más beneficiados serían aquellos autónomos que tienen rentas más bajas que verían como su cuota de la Seguridad Social se reduce de manera significativa.

Y esta es la realidad por la que muchos no quieren que se realice la reforma del RETA que les obligue a pagar como al resto de trabajadores. No hablamos ya de los autónomos que tienen rentas más altas, para los que el actual sistema simplemente es un chollo. Poder tener 30.000 euros de beneficio y pagar como si se ganaran 11.000 simplemente es un fraude legalizado. Esos más de 400 euros que se ahorran cada mes los pueden dedicar a generar su hucha para pensiones, invertir en bitcoins o lo que ellos decidan.

¿De verdad no se sabe lo que gana un autónomo?

El problema sería articular un sistema que defina los ingresos que ha tenido un autónomo en el mes para realizar los ingresos. En este sentido no debe ser tan complicado, ya que al igual que se realizan cálculos mucho más complejos como IVA o IRPF, se puede cotizar por una media de los ingresos del año anterior. Y a final de año establecer una liquidación que defina si se debe pagar más o nos tienen que devolver dinero de manera similar a lo que ocurre con la RENTA.

El problema es que tal y como está montado el sistema hoy en día se benefician sobre todo los que acceden a la tarifa plana, durante unos años y las rentas más altas que acaban pagando mucho menos. Los más perjudicados son los que piensan que el dinero que tienen a final de mes en el bolsillo lo pueden gastar alegremente. Y luego cuando llega la jubilación, una enfermedad, etc. no hay una hucha de la que poder tirar.

Un artículo escrito por Carlos Roberto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s