A la hora de ser crítico solemos toparnos con el orgullo, la arrogancia, los prejuicios y la soberbia de quien recibe nuestra crítica, por lo que el resultado no suele ser el deseado.

La crítica constructiva puede mejorar el rendimiento y aumentar la confianza de sus empleados, pero solo si lo perciben como útil y relevante.

Con demasiada frecuencia, los gerentes o bien ofrecen retroalimentación en términos generales, dejando que el receptor adivine qué remedio se espera, o intentan prescribir una solución que no se siente bien para el empleado.

Para aumentar la confianza de tus empleados y comunicarles el respeto por sus opiniones, pídeles que presenten sus propias soluciones y vinculen las críticas con algo que sea importante para ellos.

Por ejemplo, considera a alguien a quien le importe ser respetado por sus compañeros, pero habitualmente llega tarde a las reuniones semanales del personal, responsabilizando a su agenda de este hecho.

Ante esta situación, sería mucho más efectivo vincular el problema con lo que les importa, ¿cómo crees que llegar tarde afecta su reputación del resto de tus compañeros?, pidiendo una solución al respecto.

Un artículo publicado en Pymes y Autónomos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.