Los fracasos no existen. Es el resultado negativo de algo que no esperábamos.

La “generación X” o lo que es lo mismo, los nacidos entre los -+1965 hasta los -+1980, –de los que yo formo parte-, crecimos en un mundo de cambios. Descubrimos que terminamos de hablar de electricidad para hablar de electrónica, vimos nacer el PC y el CD.

Pero, una parte de nuestra generación se forjo en la idea que los fracasos personales y empresariales se debían evitar a toda costa.

Tu futuro no dependía de lo que “eres”, sino de lo que “conseguías”. Estabas programado para triunfar, tener dinero cuando llegues a los 50, tener familia, buen trabajo y reconocimiento social.

Pero ¿Qué pasa si no se consigue?

La exigencia de “Evitar los Fracasos”, se convierte en una “creencia”. Tal como indica Jesús Martínez Bustos, presidente de AECOP, en el último taller “Las Creencias en el Coaching Ejecutivo”, “las creencias son las certezas que nos hacemos sobre las cosas, nosotros, los demás y la vida en general, a partir de las cuales articulamos nuestras decisiones y actuaciones” y añade, “Están fuertemente influenciadas por nuestras experiencias, referentes y nuestros valores”.

La manera de gestionar esta creencia influye en lo que te propones conseguir y la manera que lo vas a gestionar.

La creencia de “Evitar los Fracasos”, implica en ser temeroso de aprender cosas nuevas y te mantiene en tu zona de confort.

Además, la presión que ejerce en ti esta creencia puede terminar en alguna situación de falta de autoconfianza y convicción personal por no conseguir los resultados que deseas.

Gestionar mal la creencia de “Evitar los Fracasos” te limita el modo en el que vas a salir de las situaciones negativas y evita que no detectes y pasen desapercibidas nuevas oportunidades en una situación determinada. El motivo, te centras en el problema y no en la solución.

Un resultado positivo o un resultado negativo:

Todas las cosas que haces tienen dos resultados: Positivo o negativo. Cuando las cosas salen mal, no son fracasos, son resultados negativos. Pero siempre serán resultados.

Tener fracasos en lo que haces, es simplemente no conseguir el resultado de que tu esperabas al hacer algo.

El primer paso es mejorar la percepción de la creencia del “Evitar los fracasos”, si verdaderamente para ti es un aspecto que te puede limitar.

En segundo lugar, modelar tu discurso.

Preguntas como: ¿Qué necesitas cambiar? O ¿Cuál es la raíz del problema que continúa creando que hagamos cosas equivocadas? Te van a ayudar en focalizarte en la solución.

Por tanto, cuando detectes que las cosas no van como quieres, serás capaz de aprender y gestionar mejor tus contratiempos.

Y ahora te toca a ti como vas a gestionar la creencia del “evitar los fracasos”. Y no olvides ¿Quién te puede ayudar a cambiarla?

Ayuda con tus comentarios a más gente para servirles de guía y recuerda que nos vemos, compartiendo tú éxito cuando tu quieras.

Un saludo de Ezequiel Martí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s