En España, existe creencia extendida de que los autónomos tienen pobres coberturas, a pesar de pagar cotizaciones muy elevadas durante buena parte de su vida laboral. Sin embargo, la protección social de los trabajadores por cuenta propia no solo no es mala en relación al resto de Europa, sino que es una de las mejores del viejo continente.

Así lo afirma, al menos, un reciente estudio de ATA, que afirma que el sistema de protección social de los autónomos españoles es el más avanzado de Europa. Esto ha sido debido a las últimas reformas llevadas a cabo en la última década para acercar la protección social de los trabajadores autónomos a los asalariados, que han creado un marco de protección sin parangón en toda la Unión Europea.

En el informe se distinguen entre varias coberturas, entre las que destacan por su importancia en nuestro país:

  • Coberturas sanitarias: los autónomos españoles tienen las mismas garantías que los asalariados, y no depende de cotizaciones ni carreras de cotización. Además, a diferencia de otros países de Europa, no existe el copago y la sanidad es universal y gratuita.
  • Incapacidad Temporal: es una cobertura similar a otros países europeos, aunque solo es obligatoria en ciertos países y para ciertas actividades.
  • Jubilación: el acceso a una pensión de jubilación tiene condiciones menos exigentes para los autónomos españoles que para los autónomos de otros países, y la tasa de sustitución, que relaciona el último salario con la pensión es mucho más generosa en España que en otros países.
  • Cese de actividad: si bien es una cobertura a la que es difícil de acceder en España, otros países ni la ofrecen como alternativa. En otros, en cambio, es obligatoria.
  • Permisos de paternidad: las condiciones en España son mejores que en otros países donde estos permisos están muy postergados en relación con los permisos por maternidad. Alemania, con carácter general, no dispensa prestación por maternidad.

En otras coberturas, como la dependencia o las prestaciones familiares, ATA considera que la protección es insuficiente en relación al resto de países de la Unión Europea. Ahora bien, de esta ecuación se excluyen los sistemas nórdicos que, a diferencia del resto de países, han apostado por sistemas mixtos en los que las prestaciones y subsidios también se financian vía impuestos, y no solo de forma contributiva.

Un artículo escrito por Diego Lorenzana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.