Te despiertas por la mañana con toda tu energía: hoy va a ser un día productivo para ti, ¡hoy te vas a comer el mundo!

Pero en un abrir y cerrar de ojos, aparece el primer problema y toda tu tranquilidad se va a la basura; el motivo puede ser algo tan pequeño como llegar 5 minutos tarde a recoger a tus hijos del colegio, o algo mayor como haber tenido una gran bronca con tu jefe.

Eso sin contar todas las demás preocupaciones que ya tienes en tu cabeza (como pagar tus facturas, preocuparte por la salud de tu familia…).

La ansiedad es el gran mal de este siglo en el que vivimos, pero como todo en la vida, tiene solución. Y aquí voy a compartirte 23 consejos que yo utilizo para quitarme el estrés del día a día, y que desde que los practico, han hecho que sea una persona mucho más feliz.

23 tips para quitar el estrés y ser una persona más feliz

 

1. Piensa en positivo

Es fácil decir “sé siempre positivo“, pero aunque a veces sea complicado hacerlo, es una de las mejores formas de eliminar el estrés de tu vida.

La mayoría de las causas por las que se produce el estrés son preocupaciones del día a día o algo mayor que está acaparando tu mente.

Recuerda que los pensamientos negativos actúan como si fuesen agua y tu cabeza fuese un recipiente: si echas más agua de la que el recipiente puede aguantar, al final se derramará o, lo que es aún peor, el recipiente se romperá.

Por eso enfócate siempre en el lado positivo. Si algo anda mal, piensa que tiene solución y sí se puede arreglar.

Yo solía estresarme bastante durante la universidad por los proyectos que tenía que hacer, sobre todo cuando no quedaban como quería o el profesor me indicaba que cometí un error grave.

Caía fácilmente en los pensamientos donde me decía: “no lo puedo arreglar ya, no me alcanza el tiempo”, y luego comenzaba a preguntarme qué iba a hacer.

Cuando me ocurría esto no solía rendir y aunque muchas veces arreglé la situación, terminaba con dolores de cabeza horrendos y un estrés por las nubes.

Así que un día me dije “voy a pensar más positivo”. Allí fue cuando comencé a decirme que sí podía, que lo solucionaría y que podía hacerlo aunque quedara poco tiempo.

Eso me ayuda a liberar bastante estrés y alejar la negatividad de mi vida y que sólo produce más preocupaciones.

2. Toma un baño con aceites

¿Sabes una de las cosas que más me relaja? Tomar un baño.

La verdad es que una de mis cosas favoritas por hacer al llegar a casa es llenar la tina de agua o simplemente quedarme debajo de la regadera durante varios minutos sólo disfrutando el agua caer.

Con eso consigo liberar tensión del cuerpo y puedo relajarme un poco más.

Pero hay una forma mucho mejor de relajarte que quizás no conozcas: darte un baño relajante con aceites y sales.

Tengo una amiga que siempre ha estado metida de lleno en la aromaterapia y todo lo que tiene que ver con aceites.

3. ¡No leas las noticias!

Las noticias son algo que leo por necesidad en muchas ocasiones, pero a pesar de que me encanta leer, no son de mis temas favoritos.

No porque no me guste estar informada o algo por el estilo, pienso que es bastante importante hacerlo, pero las noticias siempre están llenas de malas noticias (valga la redundancia).

Son muy pocas las cosas buenas o positivas que ves y lees en ellas, y por eso debes alejarte de este tipo de informaciones.

Aunque parezca un poco egoísta, en la vida ya tienes suficientes preocupaciones como para también tener que ver otras cosas que no te van a aportar nada bueno.

Cada vez que lees o ves las noticias tu mente comienza a estresarse al ver otro día más un asesinato, robo, pobreza y todo lo malo que ocurre en el mundo.

Las malas noticias sólo hacen que te sientas peor con muchísimo más estrés que al inicio.

Yo de hecho, sólo intento leer lo justo y necesario.

No voy bajando de a poco el periódico en mi celular para leer todo sino para encontrar algo que pueda interesarme o que sé que va a estar allí y necesito saberlo.

Si hay algo que te vaya a afectar directamente, siempre podrás enterarte ya que esas cosas no pasan desapercibidas, pero no te sientas mal por evitar ver las noticias.

Si eso trae estabilidad y menos estrés a tu mente, entonces comienza a dejar de leerlas desde ahora.

4. Escucha tu música favorita

Dicen que la música es medicina para el alma, y es completamente cierto.

Cuando tengo mucho trabajo o que estudiar para exámenes, soy de esas personas a las que les gusta escuchar música mientras hace esas tareas para relajarme y concentrarme mejor en ellas.

Ahora, cuando tengo estrés por algún otro motivo y siento que está comenzando a consumirme, me tomo varios minutos o incluso una hora para mí y coloco mi música favorita.

¿Nunca has sentido que la música te recuerda épocas de tu vida?

Sin embargo, lo que estarás buscando en estas canciones es que te recuerden épocas felices, que te ayuden a alejar el estrés y lleven a pensar positivo.

O para que sólo puedas estar en paz un rato y despejar tu mente.

Esto es algo que hago todos los días, no recuerdo la última vez que me fui a dormir sin escuchar al menos dos o tres canciones durante el día.

Lo cierto es al hacerlo siempre logro caer en cuenta, relajarme y alejar un poco el estrés que me está agobiando en su momento.

Si crees que alguna de tus canciones sólo te estresará más, entonces ve por lo seguro y coloca música clásica, créeme, esa no te fallará.

5. Evita la cafeína a toda costa

Cuando estás estresado, lo que menos necesitas es ponerte aún más nervioso.

Recuerda que tu cuerpo al tener estrés se agota mucho más rápido y no tienes la misma resistencia, por ello no debes consumir nada que represente ser un estimulante para tu cuerpo.

Yo también soy de las personas que les encanta al menos una taza de café al día, de hecho, siento que no rindo lo mismo sin ella y es lógico, ya que me estimula.

Pero cuando tengo estrés, sustituyo totalmente el café por alguna otra bebida que logre relajarme, como el té por ejemplo siempre cuando sea un té sin cafeína.

Sé que es difícil dejar de beber tu taza de café diaria, pero es lo mejor para tu salud si quieres quitar tu estrés.

Todas las bebidas negras tienen cafeína, o al menos la mayoría de ellas.

Así que tampoco funcionará que en lugar de café te compres una lata de Coca Cola.

Si no eres muy fanático del té, intenta tomar alguna bebida fría que sea tu favorita o disfrutes.

Cualquier cosa que te ayude a evitar la cafeína (pero que tampoco sean bebidas alcohólicas). También tomo jugo de mora o fresa que son mis favoritos para poder evitar ingerir café.

6. Duerme lo suficiente

El estrés trae cansancio, y si no duermes lo suficiente, no sé cómo sigues en pie y leyendo este artículo.

De por sí nuestro cuerpo necesita descanso después de un largo día, si a eso le sumas tu estrés, estás prácticamente el doble o triple de cansado.

Sé que el estrés no te permite dormir muchas veces porque estás muy preocupado o tienes demasiadas cosas en la cabeza, pero si sigues de esa forma, sólo estás viviendo de forma frenética y con poco descanso, lo que te hará estar cada vez más cansado y estresado.

Piénsalo de esta forma, no podrás superar los problemas o afanes de cada día si no tienes suficiente descanso.

Recuerda que hoy es hoy, pero mañana es otro día que puedes usar al máximo pero eso es SÓLO si te encuentras en condiciones para hacerlo.

No dormir lo suficiente es el primer error que cometes y te aleja de poder iniciar un nuevo día con el pie derecho.

Ahora, estarás pensando, ¿cómo duermo si el estrés no me lo permite?

Fácil: debes aplicar las formas anteriores para que seas capaz de relajarte un poco antes de ir a dormir.

O incluso si así no lo consigues, puedes escuchar audios relajantes cuando estés en la cama que ayuden a calmar a tu mente y te induzcan un dulce sueño.

Pero verás que apenas logres cerrar tus ojos y despertar a la mañana siguiente, te sentirás todo renovadoy listo para hacer frente a tus problemas sin tantos nervios.

7. Sé realista con tus metas

El miedo al fracaso es una de los motivos principales por los que sentimos estrés.

Miedo a fracasar en los estudios, trabajo o cualquier cosa que represente una importancia para ti y no quieras fallar en ello.

Es totalmente normal sentir algo de nervios y miedo, el problema es que si dejas que te controle mucho, sólo permites que te cause un estrés constante, pero cuando vienes dándote cuenta estás hasta al cuello de él.

La mayoría de las veces que sentimos que vamos a fallar es cuando nos establecemos metas nosotros mismos y estas terminan siendo poco realistas o alcanzables en el momento.

Nada es imposible, para mí esas tres palabras son como una ley, pero sé también que tenemos límites y hay veces que en su momento no podremos ser capaces de hacer lo que queremos y debemos esperar un poco más.

Así que debes tener muy en cuenta tus circunstancias actuales y de acuerdo a ella, proponte metas que sabes que podrás alcanzar aunque te tome algo de tiempo.

Ponerte metas nada realistas lo que haces es predisponerte a ti mismo al fracaso, lo que te lleva indudablemente al estrés.

8. Camina un rato todos los días

Si te la pasas entre la casa y la oficina o la universidad, entonces eso significa que no te tomas ni 5 minutos al día para dar un paseo alrededor de tu cuadra por lo menos.

El aire fresco nos ayuda a pensar, pero no de una forma en la que te sientas oprimido o más estresado, sino de hacerlo con calma y respirando tranquilamente.

Por otro lado, caminar te sirve para despejar tu mente y con esto, darle paso a tus pensamientos positivos.

La vitamina D es un tipo de vitamina que obtenemos a través del sol (muy parecido a cómo lo consiguen las plantas). Y está comprobado científicamente que la vitamina D te ayuda a mejorar tu estado de ánimo y alejar todo lo que te molesta de tu mente.

Pero obviamente, si te pasas el día encerrado en tu oficina o en tu casa, no absorberás la suficienteporque apenas dejarás que el sol toque tu piel. Por eso debes caminar un poco cada día.

Además de que el sentir el viento en tu cara y poder disfrutar de ver todo a tu alrededor te ayuda a olvidar por varios minutos el estrés que llevas encima y así poder enfocarte en mantenerlo así, en el olvido.

El trayecto que recorro de mi gimnasio a casa me ayuda a hacer una caminata de más de 30 minutos diaria, y no sabes lo bien que se siente sólo caminar.

Siempre me ayuda a despejarme y pensar que las cosas no son tan malas, que se puede mientras se quiere y uno se esfuerce.

El estrés sólo me impide poder lograr mis metas, pero con un simple paseo consigo que se vayan la mayoría de mis preocupaciones, y recargar mis energías para enfrentar mis problemas.

9. Busca apoyo en los demás

Si te encuentras muy estresado y te sientes sólo, recuerda que no lo estás y que siempre puedes buscar apoyo.

Cuando sientes que no puedes superar algo, en especial el estrés, no tengas vergüenza en recurrir a alguien más para que al menos pueda escucharte y aconsejarte.

Una de las mejores formas para quitar el estrés es que converses con alguien que pueda ser un hombro para ti, un apoyo.

Un amigo, algún familiar o a veces simplemente, un desconocido que esté dispuesto a escuchar tus problemas y al menos ser un buen oyente.

Incluso hay organizaciones que con tan sólo un texto hoy en día, puedes comunicarte con alguien que esté para ti y pueda ayudarte a superar el nivel de estrés que tienes.

Yo he estado en la situación donde he recurrido ir incluso a un psicólogo, y no me da pena admitirlo porque todos necesitamos apoyo en algún momento y si eso hace que salga de algo que afecta mi salud en general, entonces lo haría mil veces.

Busca ayuda y apoyo, que te ayude a relajarte y liberar estrés de tu cuerpo.

10. Regálate algo

Quiérete más, y de vez en cuando, regálate algo que te suba el ánimo y te haga pensar más positivo.

No tiene por qué ser algo caro, sólo debe ser algo que te guste y te ponga feliz como un helado, una entrada para ir al cine, una camiseta, o incluso un buen libro.

Si te regalas algo que te gusta, eso te ayuda a disfrutar más el momento y no piensas tanto en las preocupaciones que tienes y te producen estrés.

Yo me encargo de regalarme algo cada cierto tiempo, que me ayude a desviar mis preocupaciones.

Sólo es cuestión de que encuentres un estímulo y algo que te levante el ánimo sobre todo en esos momentos que encuentras difíciles de superar cuando el estrés ya está consumiéndote.

11. Respira profundo

Todo lo que tiene que ver con el estrés y quitarlo, está de la mano con conseguir relajarse y estar en calma.

Por eso es que podrás darte cuenta de que todas las formas anteriores te llevan de una u otra manera a poder colocar tu cuerpo en un estado de tranquilidad.

Los ejercicios de respiración son perfectos para conseguirlo.

Ahora, no necesitas siquiera ponerte varios minutos a llevar a cabo una serie de ejercicios, con el simple hecho de que respires profundo varias veces, puedes reducir la tensión y el estrés que llevas encima.

Es como cuando te encuentras alterado por una discusión y tomas aire pero muy profundo. Por lo general cuando haces eso consigues el objetivo de relajarte un poco y pensar con claridad.

El estrés puedes alejarlo haciendo lo mismo y sólo te llevará unas pocas respiraciones profundas.

12. ¡Apaga tu celular!

Sé que con esto ya debes estar pensando que estoy completamente loca o que me falta un tornillito al menos, pero como alguien que solía ser adicta a su celular: es una de las cosas que más trae estrés a tu vida.

Comencemos por los mensajes que recibes y que te sientes en la obligación de responder todo el tiempo, o al menos casi todo.

Si no lo haces, igual habrá una burbujita indicando un número que te lo recordará cada vez que veas tu celular.

Para mí, el simple hecho de no responder un mensaje me estresaba y es la razón principal por la que me di cuenta que debía alejarme de mi celular.

Lo otro, son todas las noticias que puedes ver a través de las redes sociales.

Sí, la mayoría las utilizamos para compartir imágenes o pensamientos, pero siempre se filtra una noticia que otra o peor aún, un chisme que puede hacerte enojar y darle un grito al estrés diciendo “es tu momento de entrar”.

Por otro lado, están las llamadas constantes que posiblemente recibes o simplemente todas las notificaciones que entran al celular.

Este es una fuente de estrés en sí. Es muy útil, sí, pero no estoy queriendo decirte que lo apagues y te deshagas de él, sino que le des al botón de apagar cuando realmente no necesitas utilizarlo más.

13. Ve películas de comedia

La risa puede ayudarte a salir de un proceso de estrés en segundos, sólo hace falta algo que la produzca y pueda ayudar a que te relajes completamente.

Si no tienes motivos en este momento de tu vida para reír, siempre puedes buscar una buena película de comedia que te ayude a olvidar durante un rato tus problemas, y te saque una sonrisa.

Las novelas que tienen comedia son como una debilidad para mí y tienen la capacidad de ponerme de tan buen humor que sin darme cuenta, libero todo ese estrés con cada segundo de risa que paso.

He podido olvidar más de una preocupación gracias a un momento de risas, por lo que a mi dosis de comedia, le sume varios niveles más con el tiempo.

Mientras más risas haya en tu vida, más se irá el estrés.

Así que es mejor que apenas termines de leer esto, vayas y tomes la primera película de comedia que encuentres, y te relajes viéndola frente a tu televisor.

14. Identifica las actividades que te producen estrés y elimínalas de tu vida

No es NADA difícil identificar cuáles actividades en nuestra vida nos causan estrés, el problema viene cuando no quieres dejar de hacerla o sientes que no puedes.

Sin embargo, comencemos por el proceso de identificación.

Si te sientes agobiado, exhausto, no tienes tiempo para nada más o sólo te produce dolores de cabeza cada 5 segundos, entonces es algo que debes eliminar de tu vida ya.

Tu trabajo puede ser una de esas cosas, y no, no intento decirte que lo dejes de la noche a la mañana pero que sí sepas que debes empezar a buscar otro que te cause menos nervios y te haga más feliz.

Para poder eliminar el estrés de esta forma, debes ser bastante honesto contigo mismo sobre las actividades que te lo producen.

Si no eliminas todas, sólo estarás quitando el estrés a mitad y es mucho más propenso a que vuelva TODO el tiempo a que puedas sacarlo de tu vida.

15. Tómate unas vacaciones

Para alejarte del estrés, primero es posible que necesites alejarte de todo lo que pueda ocasionarlo.

Si tienes en mente unas vacaciones soñadas que no has podido llevar a cabo durante todo este tiempo y estás en un momento donde el estrés te tiene hasta arriba, es hora de comprar ese boleto de avión, o tomar el volante y acomodar tus maletas.

Independientemente de si tienes estrés o no, te mereces un tiempo de vacaciones, por lo que si aún estás esperando un momento adecuado y lo sigues postergando, ve el estrés como un motivo perfecto para irte HOY MISMO.

Disfruta un momento fuera de todo, donde puedas pensar en ti mismo y cuidarte.

No tiene que ser algo muy largo como un viaje a otro país: es suficiente con que tomes un fin de semana y vayas a otra ciudad o hagas turismo de aventura en algún sitio que puede ser la ciudad donde vives.

Nos concentramos tanto en nuestras responsabilidades y preocupaciones, que olvidamos darnos el tiempo de ocio y diversión para nosotros que merecemos.

Es momento de que pidas esas vacaciones y te vayas, o que pienses un poco más en ti y des una vuelta el fin de semana.

16. Medita

Con la meditación, podrás practicar también respirar profundo pero conseguirás niveles de relajaciónaún mejores.

Meditar no es sólo ponerte a pensar en cosas más positivas, para poder hacer eso, primero necesitas limpiar tu mente y dejar espacio para ellas.

Aunque se trata más que nada de sentarte y ponerte a relajar tu respiración, es también un momento donde una vez dejes espacio suficiente y alejes los pensamientos negativos, puedas comenzar a pensar en todas las cosas buenas que te rodean.

Para poder lograr todo el proceso de la meditacióncierra tus ojos y pon tu mente en blanco, enfócate en que tu mente está totalmente vacía de preocupaciones y de cualquier otra cosa.

Luego, puedes comenzar a pensar en cosas buenas que quieras que te ocurran en situaciones específicas o en el futuro.

Sino, puedes recurrir a pensar en las situaciones que te han hecho muy feliz.

Aunque siempre puedes quedarte varios minutos con tu mente en blanco, sin necesidad de pensar en algo más y verás que estarás mucho más tranquilo y relajado.

17. Simplifica tu vida

A veces las personas complicamos nuestras vidas sin necesidad y terminamos con un montón de cosas innecesarias en ella.

Desde cosas materiales, hasta pensamientos y personas que no necesitamos realmente.

Tu vida debe ser simplificada para que puedas evadir muchas otras razones que puedan causarte estrés.

¿Cómo la simplificas? Sólo mantén lo que de verdad necesitas y te hace feliz, además de que te trae pensamientos positivos y un color a tu vida.

Yo amo la ropa, pero sé que en realidad, no necesito tanto de ella porque al final del día aunque solía tener un armario repleto, terminaba usando casi siempre lo mismo.

Lo mismo me ocurría con la tecnología. Siempre quería más de un celular o un computador, pero siempre me resumía a utilizar más uno que otro.

Si te pones a verlo de esta forma, sólo tenía más cosas que pudieran estresarme.

Es como cuando tienes dos autos, cuando comienzan a fallar y debes cambiar repuestos: entonces comienzan los dolores de cabeza porque puede que salgas de uno y lo termines de arreglar, pero después vendrá el otro y es casi seguro que será algo constante.

Mantén tu vida simple, eso comencé a hacer yo hace más de un año y lo cierto es que, no he tenido nada más en qué pensar además de lo necesario.

18. Deja de ser perfeccionista

Nadie es perfecto, pero nos empeñamos muchas veces a que cada cosa que hacemos tiene que ser perfecta y al hacer esto, sólo ejerces más presión y estrés en ti.

No puedes hacer todo bien todo el tiempo, hay veces que cometerás errores pero son más las veces que no.

Con esto no quiero decir que no des lo mejor de ti todo el tiempo, porque para hacer algo bien y conseguir lo que deseas tienes que darlo, pero tampoco intentes ser un perfeccionista.

Porque la diferencia entre alguien que da lo mejor de si solamente y otro que sólo quiero todo perfecto,es que este primero sabe cuándo es suficiente y es momento de detenerse.

A veces en tu afán de hacer las cosas perfectas, terminas haciendo todo lo contrario.

Además, no eres un todopoderoso, también te cansas, y esforzarte tanto a ti mismo de esta forma sólo produce que el estrés sea lo que más inunda tu cuerpo y que el simple cansancio pase a ser una situación donde estés completamente exhausto.

Sólo ten en mente que para que algo esté bien e increíble, no tiene que ser perfecto.

Pero si algo sale mal, sólo debes repararlo y con calma, no en un corre corre de aquí para allá.

19. Lee por placer

Amo leer porque no se trata sólo de conocer nuevas historias y poder sumergirte en ellas, sino que mientras las estás leyendo, te sientes completamente a gusto.

Cuando leo un libro, siento que me transporto a un lugar nuevo, uno agradable y que disfruto al 100%.

Por eso consigo que mi mente se sienta mucho más relajada y olvide todas las preocupaciones que tengo en la cabeza. Es una de mis formas favoritas de quitar el estrés.

Así que cada vez que termino un libro, tomo uno nuevo y comienzo a leerlo.

En general, debes darle un intento a cualquier libro, pero cuando se trata de quitar estrés, no tomes uno al azar ya que si termina sin llamarte en las primeras 20 o 30 páginas, sólo te sentirás frustrado e iniciarás otro.

Tiene que ser algo que te guste de comienzo a fin, un libro que con sólo leer el título te llame la atención.

20. Visualiza tu éxito

Asociado con el estrés que sientes al tener pensamientos negativos y el miedo a que puedes fallar, es que todo eso junto hace que no creas que tendrás éxito en algo.

Por eso, antes de siquiera llevarlo a cabo, es buena idea que te visualices consiguiendo el logro que deseas.

Todo es cuestión de que le dediques varios minutos a tus pensamientos y comiences a pensar cómo conseguirás lo que deseas.

Por dónde comenzarás, cuál será el siguiente paso después de ese y todos los que vengan, hasta verte finalmente exitoso.

De esta manera, evitas causarte estrés mediante tu recorrido para alcanzar ciertas metas.

Imagínate de una forma positiva en el futuro, viendo que todos tus sueños se harán realidad y sin torturarte tanto pensando en que no podrás conseguirlo.

Yo con cada meta nueva, pienso en cómo podré conseguir algo pero sobre todo, en el que no importa cuánto tiempo me lleve, lo conseguiré.

21. Mejora tu alimentación

Hay muchos alimentos que te ayudarán a eliminar el estrés.

Así como el té logra relajarte, está comprobado por científicos que varios alimentos te ayudan a combatir el estrés.

Ya de por sí, comer me ayuda a hacerlo y creo que solía hacerlo algo en exceso cuando tenía mis crisis, pero cuando escuché sobre alimentos como el pescado azul y las nueces de pistacho, lo que hice fue incluirlos en mis comidas.

Cuando me sentía muy estresada, variaba estos alimentos en las diferentes comidas que hacia al día.

Avena en la mañana, pasta integral en el almuerzo y pescado con aguacate en la cena, todos ellos colaboraban a mi estado.

Sigo manteniendo una alimentación sana y que me ayuda al estrés, pero no tan estricta.

Si quieres quitar el estrés de tu vida y en el proceso, mejorar tu forma de comer, esta es una gran oportunidad.

22. Sigue una rutina sana

Sé que una rutina en sí puede sonar inmediatamente a estrés asegurado, pero cuando se trata de una bien organizada y que no repite lo mismo siempre, es increíble para quitarlo.

El problema con las rutinas que se crean sin ni siquiera darnos cuenta, es que no tienen por ningún lado algo que nos haga felices o disfrutemos.

En cambio, si organizas una buena rutina donde esté tu trabajo o estudios, quizás ambos, pero que además tengas tiempo para hacer actividades que te gustan, estarás libre de estrés.

Los martes suelo ir a caminar al parque después de hacer mis deberes y cuando quiero algo distinto, entonces dejo al parque de un lado y salgo por otra aventura.

No se trata de hacer lo mismo cada día, sino de que además de tus responsabilidades consigas espacio en tu vida para hacer lo que te hace feliz.

De esta manera podrás liberar estrés y no se asomará por ninguna esquina.

23. Piensa que la vida es un viaje y no el destino final

Cuando comienzas a ver tu vida como si de un viaje se tratase, verás que el estrés que acumulas disminuirá hasta desaparecer.

¿Por qué? Porque nos enfocamos demasiado en nuestras metas y en las cosas que creemos que deben suceder y necesitan pasar.

Por ejemplo, cuando alguien se dice que tendrá hijos a los 30 años o antes de eso, o que necesita una pareja a los 20 para poder casarse a los 25 como máximo.

A veces planificamos demasiado nuestras vidas o nos enfocamos tanto en cosas puntuales, que olvidamos disfrutar el recorrido en general.

No significa que no tengas tus metas y las persigas, pero no veas en línea recta y aprende a mirar hacia los lados.

Por las ventanas que tienes en cada ángulo de tu vida y te permite poder disfrutar el camino que estás recorriendo en ella.

Es divertido hacerlo, y cuando estés en ello, verás que es menos estresante disfrutar de lo que ocurra que estar esperando y velando por algo todo el tiempo.

Estos 23 tips han cambiado mi vida y conseguí quitar el estrés con cada uno de ellos.

Aunque no esté estresada, de igual forma aplico alguno de ellos para mantenerme relajada y poder tener mis días libres de al menos una pizca de estrés.

Y tú, ¿qué otros consejos para quitar el estrés conoces? Compártelos aquí abajo escribiendo un comentario.

Vía: Gananci

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.