Lo más aterrador del fracaso es su efecto paralizante. ¡Sí, el pánico que provoca que elijamos estar quietos en vez de actuar, de intentarlo otra vez! ¡Sí, el engaño que fabrica la mente y que nos impide seguir luchando por nuestros sueños, por lo que en verdad deseamos! ¡Sí, el obstáculo que nos desvía de la misión por la que vinimos a este mundo!

El fracaso es el hábitat en el que el miedo nace, crece y se multiplica, de las formas más variadas que puedas imaginar. Se traduce en esas voces internas que te atormentan, que claman porque no te muevas, que te dicen que estás mejor así, que no lo vuelvas a intentar. Aunque suene un poco duro o dramático, ¡es como estar muerto en vida!

>>>Leer el artículo completo>>>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.