¿Crees que es posible Emprender sin Dinero?

¿Te gustaría crear el estilo de vida de tus sueños, pero estás sin money?

¿Odias tu trabajo pero no sabes qué hacer para dedicarte a otra actividad  sin morir de hambre en el intento?

Si te asaltan estas preguntas, lo primero que he de decirte es que no te preocupes más de la cuenta. Estás como la mayoría de las personas.

Casi todos los que hemos decidido montar un negocio o estamos en alguna fase de la aventura de emprender nos hemos planteado estas mismas preguntas que te acabas de hacer.

Vaya por delante que yo no odio mi trabajo. Mi motivación cuando decidí emprender iba por otro camino.

Pues bien, depende del concepto que tengas del dinero, de ganar dinero, o incluso del concepto de lo que es emprender, la respuesta a estas preguntas será positiva o no.

Es un tema de creencias, de concepto, así que si me permites voy a empezar por ahí, aclarando un poco el tema. Sobre todo para que nade se llame a engaño.

Soy un poco bruto y muy directo.  (es lo que tiene ser un tipo de pueblo y un poco de campo). Así que lo que te voy a decir, quizá no te guste mucho. Lo siento.

El dinero es tiempo.

Por tanto, si lo que quieres es emprender, vas a necesitar, como mínimo, tiempo. Ya de hecho estás usando tu tiempo (tu dinero), leyendo este artículo.

El tiempo, no deja de ser un coste de oportunidad, mientras haces una cosa, no puedes hacer otra (disculpa lo obvio de la frase).

Así que mientras estás en ese trabajo que odias, no estás montando un negocio rentable.

Ahora bien, si piensas en un concepto clásico de dinero, se puede emprender “casi” sin dinero (es decir, con poco “cash”).

Pero claro, tendrás que sustituir el ingrediente money por otros ingredientes tan o mas importantes; como son la dedicación, la motivación, la ilusión, la perseverancia, o la resiliencia (en su significado emprendedor)

Te aseguro que con estos ingredientes te saldrá un guiso para chuparse los dedos y que podrás conseguir dejar el trabajo que odias y crear el estilo de vida de tus sueños.

¿Te apetece conocer las tres etapas por las que todo emprendedor pasa y que si las tienes identificadas podrás ahorrar mucho tiempo tiempo y dinero?

¿Si? Pues vamos a ello.

 

Primera Etapa: Emprender sin dinero antes de empezar a emprender. Los 4 pasos definitivos para conseguirlo en tiempo record

Como casi todo en la vida, la etapa inicial de “algo” (lo que sea) es la más importante.

Así que no tengas prisa de pasar esta etapa.

Olvídate de los cantos de sirena y dedícale tiempo a esta fase.

No vayas corriendo en busca de quien te promete que ganar dinero (rápido y mucho) es fácil. Recuerda, “los reyes magos son los padres” 😉

Piensa en la construcción de un edificio.

Como no tengas buenos cimientos… corres un riesgo importante. Si eres padre, en la educación de tus hijos durante los primeros años de vida… Fundamental, ¿verdad?

 

Paso 1. Encuentra tu “para qué”

O como decía Stephen R. Covey en el clásico “Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva”, empiece con el fin en mente.

No olvides este paso por favor. Dedícale el tiempo suficiente para detectar lo que hace que te estés planteando emprender.

Aquí, puedes tener dos tipos de “para qué”: positivos o negativos.

Déjame ponerte ejemplos. A veces se explica todo mucho mejor con un ejemplo.

  • “Para qué” positivos: 
    • Conseguir el estilo de vida de tus sueños.
    • Para diversificar tus ingresos, y no tener todos los huevos en la misma cesta.
    • Porque quieres sentirte realizado.
    • Para cambiar el mundo.
    • Porque así podrás ayudar a otras personas.
    • Para “predicar con el ejemplo”
    • Es la única forma posible que ves para dedicarle más tiempo a tu familia y a tus amigos.
  • “Para qué” negativos.
    • Porque no aguantas a tu jefe.
    • Nunca te gustó tu trabajo. De hecho estudiaste lo que más salida profesional tenía.
    • Porque odias la presión y el estrés al que estás sometido en tu trabajo.
    • Por el dinero. Ganas poco dinero.
    • Porque tienes miedo a perder tu trabajo.

Quizá tu para qué sea más sencillo. Simplemente quieres ser feliz y piensas que el vehículo para conseguirlo es trabajando para ti… montando un negocio.

Déjame decirte que puede que estés en lo cierto, aunque te advierto que tendrás momentos maravillosos… y otros algo complicados. Por eso te recomiendo que no te saltes este paso.

Descubre tu “para qué” que te motive, que te entusiasme. Y lo mejor para eso es hacer un buen ejercicio de visualización.

Anótalo y tenlo presente en un lugar visible para recordarlo cuando lleguen los momentos de bajón.

 

Paso 2. Ordena, gestiona y prepara tus finanzas personales

Ya sabes para qué quieres emprender. Ya estás mas cerca de alcanzar tu sueño. Sabes que un viaje de mil millas comienza con el primer paso y tú lo has dado.

bualá ya está aquí el primer gran miedo. El dinero, o más bien, la falta de dinero.

Ahora estás bajo la falsa seguridad de que no te falta tu sueldo y te aterra que en el momento que empieces con tu negocio, quizá no factures lo suficiente.

Esto se resuelve ordenando tus finanzas.

Además te servirá de entrenamiento para cuando seas tu propio jefe. El aspecto financiero de cualquier negocio es una pata fundamental del mismo.

Si eres como la mayoría de los mortales, nadie te ha enseñado a manejar tu dinero y tienes la sensación de ir como pollo sin cabeza.

Así que lo primero que tienes que hacer es empezar a controlar tus gastos para saber a dónde va tu dinero.

Si llevas a la práctica la lectura de este post, te aseguro que empezarás a tener ordenadas tus finanzas.

Y para ayudarte, te entrego, totalmente gratis, la hoja de control de gastos que yo mismo utilizo.

Es una herramienta muy útil para empezar a poner claridad y conocer dónde se va tu dinero.

A partir de ahí, tienes que poner el foco en ahorrar dinero, como mínimo el equivalente a entre seis y doce meses de tus gastos.

Es la única manera de estar tranquilo cuando des el paso definitivo y dejes tu trabajo.

 

Paso 3. Hazlo. Empieza. Camina

Llegado hasta aquí, tienes claro para qué quieres emprender y tienes el colchón de dinero suficiente para empezar sin demasiado miedo.

Ahora sí considero que necesitas invertir algo de pasta, de lana, de money.

Recuerda que el dinero es tiempo, y si decides crear tu empresa, tu negocio por internet, o cualquiera que sea el tipo de emprendimiento que vayas llevar a cabo, ciertas herramientas cuestan dinero.

Mi recomendación para más rápido y por el camino más corto, es que inviertas en formación y que alguien que haya pasado por el camino que tú quieres tomar, te mentorice.

Pero no te ancles demasiado tiempo aquí.

Empieza, no esperes a tenerlo todo super controlado, no caigas en el error más común del inicio de muchos proyectos: la parálisis por análisis.

Actúa y empieza a construir el negocio que te permitirá cumplir tus sueños.

 

Paso 4. Usa la estrategia más segura. El bootstrapping

Bajo “este palabro” no se esconde más que la reinversión constante en tu propio negocio.

Es decir, tras la inversión inicial, vas a ir destinando la mayor parte de los ingresos de tu nuevo negocio a mejoras, publicidad, formación, etc…

Es una forma de empezar poco a poco y con paso muy firme.

Al no hacer una gran inversión inicial, al no endeudarte para poner en marcha e ir validando tu negocio, no vas a sentir una gran presión en obtener resultados de forma inmediata.

Esta estrategia para los emprendedores que empiezan montando un negocio online (aunque sirve para cualquier tipo de negocio) es la más recomendada por muchos expertos.

 

Segunda Etapa: Qué hacer cuando emprendes mientras trabajas

Si decides emprender sin dinero, otra forma, u otra etapa puede ser hacerlo de manera simultánea mientras trabajas por cuenta ajena.

Yo mismo lo he hecho así. Pero te aseguro que no soy un bicho raro. No soy el único.

El ir creando un Plan B tiene muchas ventajas:

  • No tienes la presión de poder quedarte sin ingresos si no sale como tienes pensado.
  • Si tienes familia, empiezas con menos miedo.
  • Puedes ir validando la idea sin tanta prisa y con menos estrés.

Aunque también tiene varios inconvenientes:

  • Vas mucho más despacio.
  • Si quieres que funcione, el esfuerzo es muchísimo mayor, ya que todo lo haces fuera de horario, lo que implica a veces doblar la cantidad de horas de trabajo.
  • Hay momentos que pierdes el foco.

Si te decantas por esta forma de emprender sin dinero, te dejo ahora unas cuantas recomendaciones que te serán de muchísima ayuda.

 

3 Hábitos con tu dinero para no cometer el error más común de los emprendedores

De nuevo el tema del dinero, super importante.

Siempre está presente en tu vida. Y claro, como es de los pocos tabú que quedan, nadie te cuenta ningún truco para tener una mejor relación con él.

Muchísimos de los emprendedores que empiezan, se tropiezan con que no saben gestionarlo bien y se arruinan, o no le sacan el máximo rendimiento a su negocio.

Son muchas las veces que he escuchado a clientes y amigos “yo soy buenísimo de mecánico (o fontanero, o médico, o lo que sea), pero en el tema de la gestión del dinero, soy desastre”.

Te aseguro que no hacen falta tener quince master en económicas para llevar una buena gestión del dinero.

Con tomar consciencia de dónde se dirige y unas cuantos hábitos sencillos, evitaras uno de las mayores fuentes de insatisfacción de las personas.

Sigue ordenando tus finanzas. Lo más importante ¡No mezcles! Hazte un separatista

Quizá sea el error más común y más letal de los emprendedores. En una misma cuenta llevan su economía doméstica y las cuentas del negocio.

Conseguir esto es muy sencillo. Sólo tienes que hacer lo siguiente:

  • Separa en dos cuentas (si son dos bancos distintos, mejor aún) tu negocio y tu economía familiar.
  • El dinero de los impuestos y de los proveedores también debes separarlo. Ese dinero no es tuyo.
  • En el momento que puedas, separa parte del dinero del negocio y ponte un sueldo.
  • Separa también al menos un 10% de los ingresos para reinvertirlo en tu proyecto.
  • Y para bordarlo, separa algo para agradecer y festejar  las metas que vayas consiguiendo.

Ya sabes, en ocasiones convertirte en separatista te puede acercar al éxito 🙂

Procura Eliminar tus deudas. Ve ligero de equipaje

Decía mi abuela que nunca es tarde si la dicha es buena.

Si no has dedicado parte de tus ingresos a eliminar deuda antes de su vencimiento, dedica un porcentaje de tus ingresos extras, de tu plan B, a anticipar tus deudas. Sobre todo las que te generen gastos financieros.

Cuanto antes dejes de ser un esclavo financiero, mejor.

Incrementa tus ingresos todo lo que puedas.

No se trata de que antes de consolidar tu nuevo proyecto, empieces a crear otro. No es eso.

Da igual el tipo de negocio que hayas creado, estoy seguro que dentro del mismo hay variadas fuentes de ingresos. Sólo tienes que ser algo creativo.

¿Que no lo crees? Te pongo un ejemplo.

Imagina un negocio tradicional de carpintería. Se me ocurre una forma de generar 4 tipos de ingresos:

  • Puedes vender tus muebles.
  • También puedes vender los muebles de otro carpintero con el que te asocies a cambio de una comisión.
  • Vende formación. Puedes crear vídeos de cómo se repara o fabrica algún tipo de mueble y vender la formación por internet para los amantes del bricolage.
  • El Asesoramiento es otro de los ingresos que deberías ir creando. Vende tu know how.

Esto mismo lo puedes hacer extensivo a cualquier tipo de negocio, sea on line o tradicional. No olvides vender tus productos (propios  o de terceros), ni la formación, ni la asesoría.

Crea una estrategia para ir implementando este tipo de ingresos a tu empresa.

 

3 Hábitos Profesionales que te acercan al estilo vida de tus sueños

Si te decidiste a crear tu Plan B mientras trabajas para otros, además del orden financiero (fundamental) tendrás que cuidar el orden en tu vida. Tanto en lo profesional como en lo personal.

Aquí te dejo con lo que mejor me ha funcionado.

Ponte un horario

Salvo problemas serios de salud (tuyos o de tu familia) se inflexible y cúmplelo.

Dependerá mucho de tu biología, puede que preferieras a primera hora de la mañana, cuando nadie anda despierto en casa, o después de dormir a tus peques, a última hora de la noche.

En mi caso, lo que mejor me funciona es madrugar. Me levanto una hora antes de lo que tendría que hacerlo y se la dedico al blog.

Dicen los expertos que es la mejor hora, ya que tu cuerpo y tu mente están descansados.

Planifica, planifica y planifica antes de hacer

Volvemos a la planificación y al orden. Siento ser tan cansino con esto, pero te aseguro que cuando planificas a todos los niveles, a la hora de hacer, eres muchísimo más productivo, sobre todo si trabajas desde casa.

Dicen que si planificas de lunes a jueves y haces  lo planificado el viernes, los resultados se disparan. Porque lo que ejecutas, lo haces con toda la intención. De otra forma puede que en esto también vayas un poco a lo loco.

Debes planificar el trimestre, el mes, la semanas y la jornada de trabajo. Ponte objetivos y ve a por ellos.

Con esto conseguirás tener una hoja de ruta clara y darás sentido a tu enorme dedicación.

Delega todo lo que no te guste o te resulte más complicado

Analiza aquello que tardas más en hacer, que haces con menos gana, o incluso que los sueles procrastinar.

Puede ser temas de tecnología, de finanzas, de publicidad…

Aquello con lo que no te sientas a gusto, busca colaboradores freelance y delega. Puede que sea el dinero mejor gastado.

 

Hábitos de vida saludables

Vamos ahora con ciertos hábitos en tu vida que no debes olvidar.

En ocasiones puede que hasta tengas la sensación de perder el tiempo, ya que dedicar de forma consciente parte de tu jornada a estos hábitos te pueden hacer pensar no es lo más adecuado.

No caigas en ese error. Cultivar estos hábitos te da la energía para seguir.

Familia

A veces la más olvidada. Caemos en la dinámica de dedicarle todo el tiempo que tienes para sacar adelante tu negocio y se nos va la vida sin estar con lo que más queremos.

Quizá tu “para qué” era mejorar la vida de tu familia, y resulta que ahora no le dedicas casi nada a disfrutar de tus hijos, de tu pareja, de tus padres, o incluso de tus amigos.

No caigas en esta contradicción.

Sueño

El descanso es otro pilar fundamental en tu vida. Busca el equilibrio y no abuses en exceso de quitarte horas de sueño para dedicarlo al negocio.

Al principio es normal que lo hagas, pero cuidado, no te pases porque puede ir en detrimento de la productividad e incluso de tu salud.

Alimentación

Y hablando de salud, no olvides llevar una alimentación saludable.

Cuidado con abusar de la comida rápida para dedicar mas horas al tu proyecto.

Deporte

Ya lo decían “Men sana in corpore sano”. Para cuidar de tu mente, tienes que hacer ejercicio.

Yo, por ejemplo, esta es una de mis áreas a mejorar. Por mi salud y por darle ejemplo a mis peques estoy retomando hacer algo de ejercicio.

Me está costando horrores pero todos sabemos que es fundamental.

Otro hábito importante que se suele olvidar. Celebra.

Uno de los más importantes y quizá, el más olvidado. Puede que sea sí, porque pienses que aún no has llegado a la meta.

No se te puede pasar la vida sin disfrutar de los pequeños éxitos y de las metas intermedias.

Hazlo rodeado de la gente que está a tu lado, la que te ayuda y te alienta en los peores momenos. Celebra cada pequeño paso que des.

En esto, también debes ser constante. Lo agradecerás, disfrutarás y te resultará mucho mas fácil tu etapa emprendedora.

 

Tercera Etapa: Da el salto, deja tu trabajo y consigue el estilo de vida de tus sueños

Este es un artículo de Juan José de Reinventa tu dinero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.