A veces, confundimos cantidad con calidad. Ser buen amigo o colega que se alegra tanto de un ascenso o de que un compañero simplemente haya aprobado un curso provoca que no puedas evitar dar la enhorabuena por tierra, mar y aire. Es decir: por todas las redes sociales del planeta. Y peor aún, todo en el mismo día. Los domingos que tienes más tiempo.

Has oído campanas y no sabes dónde. Crees que estar presente en las redes sociales conlleva que tú, que quieres lograr una marca personal , debas estar todo el día, o un día en concreto escribiendo compulsivamente lo feliz que estás por tus amigos o compañeros. No, a eso se le llama: pesadez y agota y agobia a quien te lea.

Respira antes de recomendar o publicar

A todos nos gusta el reconocimiento. Nos saca una sonrisa que un compañero de estudios, o de un anterior trabajo, se alegre por algún logro personal o profesional. Pero, la alegría se disipa cuando comprobamos que no somos los únicos que “cumplen años” ese día.

Resulta que nuestro excompañero se dedica los domingos por la tarde a felicitar a todo aquel que ha formado parte de su vida laboral. ¿Es una mala persona? En absoluto, pero no conoce que en el término medio está la virtud. Y que para mejorar su imagen de marca personal no debe escribir cada cinco minutos.

Publicar demasiado afecta seriamente a tu marca personal

La técnica de publicar mucho contenido el mismo día o con un intervalo de tiempo pequeño se conoce como overposting. Es decir, igual han sido bien aconsejados para que publiquen una vez a la semana, pero en sus ratos libres no pueden evitar proporcionar mucha información irrelevante.

Olvidan lo incómodo que es para el lector recibir una marea de post, recomendaciones y movimiento que proviene de su imagen de marca personal. Todo en un mismo día.

Borrar alguna publicación es lo mejor que te puede pasar

Si hay algo que haga enfadar o que se canse un lector, es recibir demasiadas notificaciones, de tus felicitaciones a todo el mundo, de lo feliz que has estado por pasar unos días de vacaciones en esta u otra ciudad. Cuestiones, por otro lado, que nada tienen que ver con tu imagen profesional.

Todos esos comportamientos llevan al vacío y a la nada una imagen de marca. Y en ocasiones, ese reto se cede a terceras personas, a las que hay que escuchar porque todo el trabajo de un año, se puede evaporar, si después te pasas el día enganchado a las redes sociales.

Elaborar una imagen de marca personal es un trabajo diario, estudiado y que ofrece la mejor imagen de ti, no la estropees buscando el protagonismo diario.

Un artículo escrito por Joana Sanchez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.