Tener un presupuesto es lo mejor que puedes hacer para tu situación financiera, y también para tu salud: la tranquilidad que te dará tener control sobre tus finanzas es inigualable. Te revelamos 7 pasos para elaborar un presupuesto para ahorrar todos los meses.

El primer paso para empezar a ahorrar dinero está en elaborar un presupuesto mensual. Si esperas a que mágicamente quede algo de dinero en tu cuenta bancaria al final de todos los meses vas mal encaminado: necesitas tener control sobre tu dinero y un plan para gestionarlo.

Además, cuando tenemos un presupuesto mensual podemos gastar dinero sin sentirnos mal. Todo estará previsto y podrás vivir con la tranquilidad de saber que tus finanzas están bajo control.

Tampoco tiene que ser una labor tediosa; en menos de una hora al mes puedespreparar un presupuesto eficaz para ahorrar todos los meses. Hoy te traemos 7 pasos a seguir para hacerlo:

  1. Negocia tus facturas mensuales y revisa suscripciones:  Antes de nada siéntate a revisar todas las facturas que pagas cada mes y los servicios a los que estás suscrito. Intenta negociar con tus proveedores para conseguir una oferta mejor y date de baja en todos los servicios que ya no estés usando. Es importante que hagas esto de nada para poder saber cuánto vas a gastar realmente.
  2. Reúne todos tus gastos de primera necesidad: Ahora es el momento de empezar a organizar todos tus ingresos y gastos. Apunta absolutamente todos tus gastos de primera necesidad e inclúyelos en tu presupuesto. Aprovecha también para ver cómo podrías reducir cada una de esos gastos: desde tus compras en el supermercado hasta las facturas del hogar así como los llamados gastos hormiga.
  3. Encárgate de tus deudas: Si quieres disfrutar de la tranquilidad que hemos mencionado anteriormente vas a tener que gestionar tus deudas. Siéntate para ver todos los préstamos que tienes que pagar y decide cuál vas a priorizar; es preferible que destines gran parte del dinero a una y un poco a todas las demás. Intenta negociarlo con tu banco para que te de mayor facilidad para realizar los pagos; si ven que tienes un plan para pagarlo probablemente sean más flexibles. Recuerda, las deudas son el segundo gasto más necesario: no van a desaparecer, solo irán en aumento.
  4. Empieza a ahorrar para tu jubilación: Esta es una meta financiera que todo el mundo debería tener, independientemente de su edad. Calcula cuando dinero deberías ahorrar para tu jubilación y o bien ábrete una cuenta de ahorros o un plan de pensiones si no lo tienes ya. Todos los meses puedes ajustar la cantidad de dinero que quieres destinar a tu jubilación.
  5. Automatiza tus ahorros: Puedes automatizar tus ahorros de dos maneras: la primera es calcular cuánto dinero vas a ahorrar todos los meses y programar una transferencia periódica para que el dinero vaya directamente de tu cuenta principal a la de ahorros. La segunda es usar una app como Digit, que analiza tus ingresos y hábitos financieros y transfiere pequeñas cantidades de dinero a una cuenta de ahorros.
  6. Organiza tu cuenta de ahorros para emergencias: Esta es otra meta financiera que todo el mundo debería tener. Es imprescindible que en tu presupuesto incluyas dinero para emergencias. Podrás vivir más relajado sabiendo que tienes un colchón por si surge algún tipo de imprevisto, ya sea la factura del veterinario para tu perro o una operación dental.
  7. Incluye un apartado para caprichos en el presupuesto: Ahorrar está muy bien, pero no te olvides de disfrutar. Si estás amargado acabarás tirando la toalla, así que asegúrate de apartar algo de dinero para tus gastos personales y caprichos, ya sea comer fuera, ir al cine todas las semanas o comprarte ropa. Es conveniente que también incluyas un apartado de gastos varios, que serán todos aquellos que surgen en el momento y con los que no podías contar con antelación, como la tentación de comprarte un bollo y un café en la panadería un día en el que estés de capa caída.

Si te cuesta repartir tus ingresos entre los distintos apartados puedes usar el método 50/20/30 para ahorrar: el 50% de tu dinero irá destinado a gastos de primera necesidad; el 20% a metas financieras como el ahorro; y el 30% a gastos personales.

Escrito por Christiane Drummond

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.