No hay nada mejor para los autónomos que tener mucho trabajo. Hay veces que no se puede decir que no, o no se sabe como hacerlo. Es en este momento donde muchos utilizan la frase de “intentaré hacerte un hueco en la agenda”, aunque la realidad no es otra que quitaré tiempo a mi familia, a mi ocio o a mi fin de semana de descanso para ocuparme de este asunto.

Es un problema de efectividad. Si tenemos la agenda repleta de citas inevitablemente no vamos a poder cumplir con todas las tareas del día. Siempre hay imprevistos, siempre tenemos una llamada urgente que nos impiden dedicar el tiempo previsto a la tarea. E inevitablemente quedan para el día siguiente, que sigue la misma rutina creando una espiral insostenible.

Es lo que yo llamaría el síndrome de la cita previa. Se trata de dar citas consecutivas asignado un tiempo acotado que rara vez se cumple. Por eso cuando la agenda está repleta se retrasa todo el día, se genera enfado con los clientes que ven cómo no se cumplen los plazos. Pero también nuestro día a día está lleno de estrés, de presión. Vamos corriendo todo el día para llegar siempre tarde.

Y lo peor de todo es que cuando deberíamos descansar, eliminar el estrés y olvidarnos un poco de todo para poder rendir bien es el fin de semana, que tenemos muchas veces ocupado sacando todo el trabajo acumulado en los cinco días anteriores. El resultado es que muchas veces cuando reflexionamos si merece o no la pena trabajar por nuestra cuenta surjan muchas dudas al respecto.

Por eso es importante gestionar bien nuestra agenda. Planificarla con cuidado, con semanas de antelación para reservar tiempo para proyectos, eventos, etc. que tenemos. Y aprender a decir que no cuando nos proponen un trabajo. O a subir el precio si esto nos supone un coste personal, horas extras que no tenemos, etc.

También para cuestiones personales. Si queremos hacer deporte, salir al cine o cualquier otra cuestión relacionada con nuestro ocio, si no reservamos el tiempo será muy complicado que llegado el día que tengamos dos horas al final del día para ello. O simplemente estamos tan cansados mentalmente o físicamente del resto del día que lo dejamos en el olvido.

Un artículo escrito por Carlos Roberto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.