Muchas personas me preguntan cómo encontrar su propósito de vida. Permíteme que te responda a esto con algo que me pasó hace unos días: estaba sacando el coche de una planta menos cinco de un garaje y allí, a 15 metros bajo tierra, en plena rampa de salida, de repente observé una planta que había conseguido generar un tallo de unos 30 centímetros. Puedes imaginarte el contexto: todo hormigonado, carente de sol, de riego o de vida y con coches echando humo a su lado permanentemente.

Lo interesante es que pese a estas condiciones, esta planta hizo sencillamente lo que toda forma de vida, salvo algunos seres humanos, hace en este mundo: hacer todo lo posible para expresar su esencia, para regalar al mundo aquello que es, para cumplir con su propósito de vida.

El objeto de cualquier forma de vida es el desarrollo y todo lo que posee vida tiene el derecho inalienable a expresar en su máxima expresión aquello que es.

Quedarse con menos no es honrar la vida.

Los seres humanos somos los únicos seres vivos que no expresamos por sistema lo que somos y que nos planteamos aceptar una versión por debajo de lo que somos por miedo o por no molestar a los demás.

Ningún árbol crece por debajo de lo que las circunstancias le permiten. Ningún tigre crece por debajo de lo que las circunstancias le permiten. Eso sólo lo hacen lo humanos.

Es importante darnos cuenta de cuándo estamos siendo un obstáculo a nuestro desarrollo, aceptar lo que somos y reconciliarnos con el deseo de materializarlo y hacerlo, como lo hizo esta pequeña planta, independientemente de las circunstancias externas.

Nuestro propósito de vida es expresar lo que somos y regalarlo al mundo, independientemente del contexto. Pero los humanos perdemos tiempo enredando, preguntándonos durante años cuál es nuestro propósito y cómo podríamos encontrarlo.

En realidad no hay nada que encontrar; lo único que hay que hacer es sencillamente ser lo que somos. Ahora, hoy, sin demora.

Al día siguiente, cuando volví a hacerle una foto a esta planta, el servicio de limpieza del aparcamiento la había cortado.

Aún así, sé que lo que haya quedado de raíz volverá a expresar su esencia y a sacar un tallo tan pronto como pueda porque el propósito de cualquier forma de vida en la naturaleza es sencillamente ser lo que ha venido a ser.

Sergio Fernández

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.