El cambio de hora ha modificado la rutina de nuestro cuerpo. Los días se van acortando según nos acercamos al invierno, y madrugar se hace más duro y pesado. Estas claves te ayudarán a no posponer tu despertador más y levantarte con energía cada mañana.

Despertarse por las mañanas puede ser una tarea realmente compleja, sobre  todo si no duermes las horas necesarias y tu cuerpo sufre ese cansancio acumulado. Pero posponer la alarma de tu despertador no te va a ayudar para madrugar cada mañana, ya que esto solo se consigue con unos hábitos que consigan que te levantes con energía.

Actualmente la mayoría de las personas utilizan como despertador la alarma del teléfono móvil. Esto tiene sus ventajas e inconvenientes, pero como todas las herramientas tecnológicas, depende de cómo la utilicemos será beneficiosa o perjudicial para nosotros.

Los estudios afirman que un uso excesivo del móvil especialmente justo antes de dormir provoca un peor sueño y menos descanso durante la noche. Esto se debe a la luz de las pantallas del smartphone, a las que nos exponemos en la oscuridad y eso hace que estemos más cansados y que a nuestros cuerpos les cueste más arrancar por las mañanas.

Además, la luz hace que en nuestro cerebro se encienda una alerta de que algo está ocurriendo, lo que provoca que sea más difícil dormirse. Es decir, si duermes con el teléfono, intenta que esté en modo nocturno y el brillo de la pantalla esté ajustado a la luminosidad de la habitación.

Por tanto, despertarse temprano o tarde depende de lo que tienes alrededor, y además de tu preferencia natural de sueño. “No es una opción y es muy difícil de cambiar”, afirma Matthew Walker, profesor de neurociencia en la Universidad de California en Berkeley, y autor del libro ‘Why We Sleep’. Aunque nuestras horas de sueño también van modificándose con la edad, ya que según vamos haciéndonos más mayores, tenemos un horario más matutino.

Cambiar las horas de sueño durante el fin de semana provoca algo similar al ‘jet lag’ que tenemos al volar a otro país con un horario distinto. Por eso el experto Walker afirma que “el consejo más importante que puedo dar a las personas que tienen dificultades para dormir o que desean dormir de buena calidad, es mantenerlo en forma regular”.

Cambiar los hábitos como mejor método

Está demostrado que puedes entrenar a tu cuerpo para dormirse a la misma hora cada noche y despertarse sin necesidad de utilizar una alarma a la misma hora cada día, según afirma Lisa Artis, una asesora del Sleep Council.

“El reloj interno de tu cuerpo se fortalecerá y comenzarás a despertarte de manera natural en el momento que te convenga. Sin embargo, si no establecer una alarma lo va a poner ansioso por dormir y perder un tren o una reunión importante, debe configurar la alarma”, explica Artis.

El sonido que le pones a tu alarma, también puede determinar tu respuesta a la misma, es decir, si te despiertas de manera inmediata o no. Las alarmas con tonos múltiples y con voces femeninas hacen que las personas se despierten más que con una alarma aguda.

Así, las persianas también pueden ser otro factor a tener en cuenta, ya que dormir con mucha oscuridad puede hacer que levantarse se haga más duro. Walker afirma que si necesitamos tener aplicaciones en las que debes resolver rompecabezas para que la alarma deje de sonar o que te obligue a caminar un número de pasos, entonces es posible que suframos una falta crónica de sueño:

“La mayoría de las personas, mientras duermen en sincronía con sus ritmos corporales y duermen lo suficiente, deberían poder despertarse de forma natural y requerir muy poco empujones. Una alarma normal debería hacerlo”, explica Walker.

También puedes probar con pijamas de lana y otras telas que ayudan a dormir mejor, así como la temperatura de tu cuarto que debe estar entre 16 y 17 grados centígrados.

El café de por la mañana no es un hábito malo o perjudicial, pero si lo necesitas antes de las 11 porque no puedes mantenerte en pie sin la cafeína, entonces es posible que el café sea como una ‘medicación’ para la falta de sueño que padeces, y eso sí que no es bueno. Así, estos hábitos comunes pueden hacer que te levantes con más energía y que no tengas que posponer más tu despertador.

Escrito por Alicia Ruiz Fernández

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.