Los autónomos y las pequeñas empresas son las que más recurren a los servicios de asesoría fiscal y piden ayuda con la contabilidad de sus negocios. En muchos casos estos clientes lo único que quieren es poder centrarse en su empresa, en muchos casos, saben poco o nada de temas informáticos. Y por esto necesitan ayuda de asesoría. Esto supone un dilema para el despacho profesional, entre la necesidad de digitalizarse y el cliente analógico.

Un despacho que muchas veces mantiene la organización de hace 20 años. Un local abierto al público, donde el cliente puede pasar en un horario concreto para solucionar sus problemas, aportar documentación, etc. En la mayoría de los casos esta se aporta de forma tradicional, una carpeta llena de facturas muchas de ellas hechas a mano.

A estos despachos y asesorías, las soluciones de movilidad, de digitalización, de ofertas para comunicarse con sus clientes de otra forma, de pasarse a la nube, o incluso una página web, les quedan grandes. De hecho muchos de ellos se conformarían con la posibilidad de que muchos de sus clientes les enviaran la documentación por correo electrónico.

Incluso las soluciones de movilidad son inútiles, no se abandona el despacho porque el cliente está acostumbrado a pasarse de forma periódica por la asesoría para dejar la documentación, llamar por teléfono y hablar con su asesor, etc. La mayor parte de su jornada laboral se realiza en su despacho apegado a un ordenador de sobremesa.

Seguramente muchas cuestiones que tienen que ver con la digitalización serían una ayuda, pero no una solución definitiva. Mientras la mayoría de sus clientes sean analógicos es muy complicado revertir esta tendencia. A la vez, mientras se han ido acomodando a este tipo de cliente, es muy complicado competir por el cliente digital.

Porque no tienen las mismas necesidades. Este cliente busca una relación distinta con su asesor, con información más directa y en tiempo real en cualquier momento que lo necesite. Se trata de un cliente que demanda menos tiempo, pero a la vez exige más información. Aquí la digitalización si que facilita la captación de este tipo de profesionales que necesitan los servicios que ofrece un despacho profesional. Y este es el principal problema que tienen muchos, que no saben si quedarse a setas o a rolex… si a por el cliente analógico o ir a por el digital.

Un artículo escrito por Carlos Roberto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.