Es probable que si alguien lleva 6 meses desempleado, o más, la situación tenga que ver con deficiencias en la estrategia, o falta de conciencia en los puntos débiles y las limitaciones. Hay que tomar en cuenta algunos tips para salir de ahí.

Cuando alguien lleva más de 6 meses desempleado, hay algo que no está funcionando. Una persona que ya ha trabajado antes, y que no tiene un impedimento legal o de salud para trabajar, tarda 6 meses -en promedio- en conseguir un nuevo empleo. Cuando esto no sucede, es posible que se esté utilizando una estrategia incorrecta, o que haya algún obstáculo de tipo psicológico que influya en la situación.

A veces conseguir trabajo no es nada fácil, especialmente en ciertas áreas o en ciertas circunstancias. Así mismo, es claro que en ese proceso no solo incide nuestro deseo o voluntad, sino otros muchos factores que no están bajo nuestro control. Sin embargo, también es cierto que cuando alguien lleva más de 6 meses desempleado, es probable que deba repensar su situación.

El trabajo es un aspecto fundamental: es uno de los mayores refuerzos para el sentimiento de realización personal así como uno de los pilares básicos para la estabilidad. Buena parte de nuestro bienestar depende de la satisfacción que nos genere el trabajo que desempeñamos: ya sea porque nos gusta o le damos mucho valor al producto que generamos.

Ya no solo se trata de tener unos ingresos para cubrir necesidades, sino que también se trata del autoconcepto (plano cognitivo) y de la autoestima (plano emocional). Por eso no es bueno permanecer más de 6 meses desempleado, ya que esto llega a afectarnos emocionalmente, a veces de forma severa. ¿Qué hacer en esos casos? Aquí hay algunas estrategias que nos pueden ayudar.

La actitud positiva genera respuestas positivas, así es que éste es el camino. Uno se vuelve más creativo y es más eficaz en todo cuando no está enojado”.

-Jorge Bucay-

¿6 meses desempleado? Es hora de hacer una autoevaluación

Si llevas 6 meses desempleado, ha llegado el momento de hacer una autoevaluación. Ojo, una autoevaluación no es un ejercicio de culpabilización, ni un martirio autoinfligido. Se trata de un análisis inteligente de las estrategias y recursos que estás utilizando para intentar encontrar un empleo. Así, piensa, ¿qué has hecho para conseguir trabajo? Quizás hayas dejado tu currículum en algunas empresas, hayas respondido a alguna oferta de empleo y te hallas planteado mejorar alguna de tus habilidades, esas por las que alguien querría contar contigo para su proyecto.

Eso está muy bien. Sin embargo, en lo que debes pensar ahora es en cómo has llevado a cabo esas acciones. ¿De qué manera te has acercado a tus conocidos para exponerles tu situación? ¿En qué momento los has buscado? ¿Qué les has dicho? ¿En qué circunstancias? Las mismas preguntas son válidas para las ocasiones en que has presentado tu currículum.

Lo mejor es hacer una lista de los pasos que llevas a cabo para solicitar un empleo. Describe la secuencia que sigues, describiendo la manera en la que ejecutas cada paso. Después sería bueno definir cuáles son los puntos mejorables en ese proceso y plantear alternativas.

Las estrategias: plan de búsqueda, estrategias y allegados

La mayoría de las personas buscan un nuevo trabajo de forma totalmente espontánea e impulsiva. Revisan las ofertas laborales que se han publicado y después envían su currículum, sin pensar en qué formato es mejor o la manera de disponer su formación, experiencia y méritos acumulados.

Por otro lado, en muchos casos esconden a su entorno que están buscando empleo. Hay demasiados estereotipos asociados a una persona que se encuentra en paro con los que nadie quiere cargar, especialmente en un momento de fragilidad emocional. Sin embargo, haciendo esto está perdiendo un valioso recurso de búsqueda. Al informar, la persona implica en la búsqueda a más personas, por lo que las posibilidades aumentan; además, en un determinado momento ellos pueden hacer de aval o de intermediarios.

Así, para la búsqueda de empleo lo mejor es poner en marcha todos los recursos desde el primer momento. La gran oportunidad puede aparecer al día siguiente.

Una buena agenda

Siguiendo con la idea anterior: contar con buenos contactos en este momento es un recurso especialmente valioso. Así, no está de más cuidar nuestra agenda aunque en este momento contemos con empleo. De hecho este es el mejor momento para hacer contactos, ya que la relación que establezcamos no empezará con una petición o consulta. Además, estando dentro del sector siempre es más fácil acceder a personas que trabajen en él.

Los expertos en temas laborales también insisten en que el CV debe presentarse siempre a primera hora. Por otro lado, igual que los contactos, no está de más que lo dejes en las empresas que más te interesan, aunque ahora cuentes con empleo.

Por otro lado, mientras aparece esa oferta que esperas buscas, fórmate. Igual que siempre podemos mejorar nuestras estrategias de búsqueda de empleo, también en todos los casos podemos mejorar nuestra carta de presentación. También podemos optar, si tenemos una buena idea de negocio y contamos con recursos, por emprender.

Edith Sánchez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.